Marketing político y BTL rumbo al 2018: la basura electoral

Es importante también considerar el impacto medioambiental que tienen algunas campañas.

1668

Muchas veces lo barato sale (muy caro). Esta frase popular también aplica en la mercadotecnia, tanto BTL como política. Si bien volantear, por poner un sólo ejemplo, tiene un impacto importante en el electorado, también tiene consecuencias no sólo para los propios votantes, sino también para el ambiente en el que se desarrollan. A raíz de esto se ha acuñado el término de basura electoral, sobre el cual te platicaremos en las siguientes líneas.

De acuerdo con información de Animal Político, la propaganda que se coloca en espectaculares y lonas, entre otros espacios, tienen un impacto de hasta el 40% de la aceptación visual con la que cuenta un candidato. Por este motivo, se ha optado por seguir creando este tipo de materiales, los cuales, al menos en teoría y según el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, deben ser amigable con el medio ambiente, reciclables y de fácil degradación natural.

Según una entrevista realizada por Animal Político a Benjamín Ruíz Loyola, profesor en la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México, la composición de los materiales, al desintegrarse a cielo abierto, provoca que se conviertan en sustancias que propician el efecto invernadero, entre otros efectos dañinos al ambiente con los que cuentan.

Sin embargo, ¿mercadológicamente qué es lo que provoca esto? Definitivamente genera una mala percepción del candidato por parte del votante. Esto a la larga puede ocasionar una pérdida importante en el número de conversiones (entiéndase votos), especialmente en localidades en las que existe consciencia ambiental.

Otro de los problemas que la basura electoral puede provocar es de índole legal, debido en gran medida a que ya se han generado sanciones para evitar esta contaminación. Por ejemplo, de acuerdo con información de El Universal, el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) se multará con hasta 115 mil pesos por cada propaganda que se coloque en los postes.

De acuerdo con 20 minutos, tan sólo en el proceso electoral de 2012 se hicieron cerca de 177 mil toneladas de desechos electorales. De esta cantidad, 97 mil fueron del periodo de las precampañas.