Marketing digital para torpes: 5 puntos

1564

¿Me puede dar la dirección? ¿Cuánto cuesta? ¡Info!

La colaboración la dedico a los Community Managers, publicistas, comunicadores y diseñadores, dedicados a hacer contenido para plataformas digitales. Pues lo que callan es prácticamente “Un grito desesperado”, este épico y estéril libro de Carlos Cuauhtémoc Sánchez es una oda de angustia y repetición de un ciclo interminable. 

Las preguntas iniciales son los inbox y comentarios de todos los días en las redes sociales. Las personas solemos hacer las preguntas más obvias y evidentes, al parecer no leemos, no poseemos visión de águila o no comprendemos. 

Aunado a la anterior, debemos de recalcar que también del lado de marketing se cuecen habas, es costumbre que diseñamos contenido para las empresas o marcas, a los gustos de socios y directivos, olvidando a los usuarios o audiencias finales. Ligado a las practicas que se hacen para complacer a la vida corporativa, existe un agujero negro en donde habitan todos los contenidos  que:

  1. Tienen texto o material excesivo, la paja es la manera de validar lo poco bueno que hay que decir.
  2. Los mensajes están mal estructurados, la información requiere un orden y privilegios según jerarquías de importancia o interés.
  3. La lectura depende según el idioma, pero por lo general es de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha. Se pueden encontrar materiales que desafían están leyes y se alejan por tanto de lograr el proceso comunicacional.
  4. Las grandes marcas y buenas campañas, no rivalizan sus textos con los demás elementos visuales. Las imágenes, iconos y texturas son elementos que complementan las ideas y por tanto mensajes, son complementos que trabajan bajo el mismo objetivo. 
  5. El código es el catalizador principal en la comunicación, comprenderlo da a lugar a la segmentación. Con analizar los memes, podemos darnos cuenta de la complejidad lingüística y cognitiva en la que estamos construyendo y entendiendo los mensajes.

Las preguntas seguirán llegando, pedirán el teléfono y la dirección miles de veces, de hecho, qué bueno que lo hagan, aunque los datos aparezcan en todas las formas posibles en las redes y paginas web. Que exista contacto nos revela que estamos atrapados en la comodidad, pero también que les interesa lo que ofrecemos. Por tanto tengamos la disposición de:

  • Atender sin enojarnos. Yo pregunté miles de dudas en Ben&Frank, una tienda de lentes y en todas las plataformas fueron buena onda.
  • Dale orden a la info, revisa qué es lo que estás comunicando. A veces decimos que las personas son idiotas, pero nosotros somos más, al no saber en qué estamos fallando o acertando.
  • Lo dices bien, pero luce mal. En ocasiones el contenido es correcto, pero la presentación del mismo es anticuado, fuera de lugar o tono, luce saturado o confuso.  

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL