La quietud de uno de los establecimientos de comida en la Plaza de la Bastilla de París se rompe cuando de lo que parece una visita tradicional de una pareja se convierte en un auténtico anuncio de la compañía aérea Transavia.

Más notas relacionadas:
¿Cómo diseñar una estrategia de guerrilla marketing en 3 pasos?
Guerrilla Marketing: Aparecen “lagos” en la zona urbana de Beijing
Guerrilla marketing que transformó el agua en chocolate

Se trata de una experiencia surgida de una estrategia de marketing de guerrilla en la que todo empieza cuando los comensales disfrutan sus alimentos, en compañía de sus respectivos acompañantes. En eso una de las parejas que se encuentran en el lugar pide la cuenta y de la nada la mujer sale disparada para estamparse en una tela que simula el cielo y un paracaídas que la sujeta.

Acto seguido, el hombre sale volando y aterriza en lo que sería la playa junto a un pato inflable.

Ante la sorpresa y la dinámica publicitaria, la gente pone su total atención en el anuncio gigante: es sobre una promoción de vuelos.

Checa el video:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL