Uno de los componentes más importantes de la mercadotecnia es la creatividad. Si la ejecución en la acción de mercadeo es perfecto, pero no cuenta con elementos distintivos, llamativos y diferentes a los que ya ha visto el público meta, es probable que la estrategia no tenga éxito. Entre la gran variedad de canales con los que cuenta el below the line se encuentra el marketing de guerrilla, el cual se ha popularizado precisamente por la alta carga creativa con la que cuentan sus campañas. Esta rama del BTL tiene a su vez distintos subcategorías que hay que tener presentes para cuando se trabaja en la industria, algunas de las cuales mencionamos a continuación.

Street marketing

Sorprender al público meta camino a su casa, a su trabajo o rumbo a cualquier otro lado es una de las bondades con las que cuenta el BTL y que adquieren dimensiones más concretas con el street marketing, herramientas que utiliza la intervención de la vía pública por medio de elementos estáticos asociados a la firma en cuestión, diseñados para generar principalmente un buen brand awareness.

Ambient marketing

Considerado como una subcategoría del street marketing, esta rama del mercadeo también busca intervenir la vía pública con componentes asociados a la marca que está haciendo la campaña, con la diferencia de que dichos elementos no se encuentran estáticos, sino que interactúan con el ambiente, como su nombre lo dice, de manera creativa y llamativa.

Flash Mob

La mayoría hemos visto videos en los que, aparentemente de la nada, un grupo de personas se reúnen para realizar una coreografía o una puesta en escena que simula ser improvisada. Si bien este tipo de acciones ha sido utilizados sin fines de lucro por particulares, lo cierto es que también es usado por las marcas para promocionarse o promocionar alguno de sus productos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL