El surgimiento de una necesidad es el principal motivo por el cual una persona acude a un punto de venta o tienda online, pues a través de la compra de ciertos productos y marcas tratará de satisfacerla, aunque hoy en día cubrir cierta necesidad inmediata parece ya no ser suficiente para aquellos consumidores que se han vuelto más exigentes no solo en términos de calidad del artículo, sino también en que determinado fabricante ofrezca valor agregado a través de su stock, el cual tenga un impacto directo y positivo hacia el medio ambiente.

Ante este hecho, el surgimiento de productos verdes, más que quedarse en una tendencia, se ha transformado en un artículo que, para algunas personas, es ya un productos de primera necesidad al contribuir con la conservación del medio ambiente.

El texto “Gestión de productos sustentables y el impacto que genera en el comportamiento del consumidor”, publicado por la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), un producto verde se define como aquel bien que otorga beneficios ambientales, sociales y económicos, al tiempo que protege la salud pública, el bienestar y el medio ambiente a lo largo de su ciclo de vida, desde la extracción de sus materias primas hasta la disposición final.

Te recomendamos: Eventos verdes, tendencia BTL en pro del medio ambiente.

Dentro de esta gran división de artículos, existe una categorización, en la cual destacan aquellos que utilizan energías renovables o limpias para funcionar, los que están libre de sustancias tóxicas, otros que ayudan a mejorar las condiciones de vida de ciertas comunidades y los cíclicos, que son manufacturados con materiales orgánicos, reciclados o compostables.

A pesar de que todas las categorías mencionadas han resultado relevantes para las compañías, la última ha sido mucho más considerada por las marcas, pues al tratarse de bienes que desde su creación registra el uso de materiales ya tratados y amigables con el medio ambiente, el impacto en el ecosistema es menor, al tiempo que muestran al consumidor su compromiso con él, así como con el planeta y, en cierto modo, educar al cliente para que tenga nuevos hábitos de consumo que beneficien también al ambiente.

A mediados de julio de este año, Huggies puso a la venta su nueva línea de pañales Eco Natural, producto hecho a base de materiales biodegradables y de origen natural que se reintegra a la naturaleza en un lapso no mayor a tres años, pues al día de hoy un pañal tarda hasta 500 años en degradarse, de acuerdo con datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Para que esto fuera posible la marca, propiedad de Kimberly Clark, ha usado resina de papa como una de su materias primas, adicional a celulosa cítrica, las cuales ayudan a un control de olores, son amigables con el planeta, brinda mayor suavidad al bebé y reduce el impacto ambiental.

Rosalía Rocha, directora general de Agencia Verde comentó que los beneficios que se desprenden de una estrategia de marketing sustentable deben ser no solo en el corto plazo, sino también permanecer por tiempo indefinido, algo que hará que el consumidor perciba que sus marcas favoritas tienen un compromiso real con el planeta y la sociedad, lo cual tendría un efecto positivo en su imagen y branding.

“Como parte de una estrategia sustentable, es importante que si implica el desarrollo de un producto se cuente con profesionales que ofrezcan alternativas viables, tangibles y medibles, pues parte de la creación de mercancía amigable con el medio ambiente es que se pueda medir”, aseveró Rocha.

Sprite, por ejemplo, es otra de las marcas que se encuentra trabajando en cómo lograr que su proceso de producción sea menos perjudicial. Para esto ha realizado labores de recolección de plástico en playas, lagos, ríos y lagunas de varios estados de la República Mexicana, el cual es reutilizado para la elaboración de su nueva botella color azul, misma que ha sido creada de botellas recicladas en un 100 por ciento. Al día de hoy solo el 9 por ciento del plástico en la República Mexicana se recicla, según datos de Greenpeace México.

Te recomendamos: Economía Circular, más allá de solo recolectar y reciclar basura.

Con estas acciones concretas, Sprite no solo ha logrado la extracción de más de 10.5  toneladas de residuos en el país, sino que además ha conseguido que su reputación se optimice, al igual que su branding, pues con estas labores ha congregado a cientos de personas en dichos espacios naturales para que, en conjunto, se haga la recolección, lo cual ya habla del poder que tiene la ejecución de estrategias sustentables y la cercanía y sentido de pertenencia que puede generarse en el consumidor. 

Si realmente se quiere contribuir con el medio ambiente, es momento de que las empresas se apoyen en profesionales que, especializados en sustentabilidad, comunicación, gestión y marketing, ayuden en el diseño, ejecución y medición de estrategias benéficas para la sociedad y el planeta, en las cuales los productos verdes sean uno de los mayores protagonistas.

Rosalia Rocha, directora general de Agencia Verde

Facebook: Agencia Verde

Instagram: @agencia_verde

[email protected]

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL