El marketing directo es uno de los principales canales de la mercadotecnia below the line, también conocida como no convencional, debido a que el retorno de inversión que genera es considerablemente alto. Esta rama de BTL cuenta con una gran variedad de estrategias y herramientas que están creadas para generar una comunicación directa y personalizada con el público meta y, en consecuencia, se espera que la respuesta de la gente sea mucho mayor. Una de las técnicas con las que cuenta es con el emailing, el cual, con la tecnología adecuada, permite programar el envío de los correos en horario específicos, aspecto al que hay que prestarle particular atención.

Sin embargo, ¿por qué es importante prestarle atención al horario de envío de los correos en una campaña de emailing? Para responder a esta pregunta es necesario ponerse en los zapatos del usuario.

Imaginemos por un momento que estamos durmiendo y a las 4 a.m. nos empiezan a llegar correos con promociones de una marca. En el mejor de los casos, (y una vez más despiertos) los borraremos sin siquiera abrirlos, en el pero de ellos es posible que los seleccionemos para marcarlos como spam. En cualquiera de los dos casos, la estrategia generada resultó infructuosa.

¿Cómo se puede solucionar este problema? Una de las maneras para conseguir esto es por medio del estudio del público meta. Si nosotros comprendemos cuáles son sus horarios promedio de actividad, es más sencillo que mandemos los correos de la estrategia de emailing a esa horas y no a unas menos apropiadas.

Otro modo de seleccionar el mejor horario del envío de correos de una estrategia de emailing es probar con distintas horas y revisar cuál es la tasa de apertura en cada una de ellas. En donde este indicador alcance su punto más alto de manera constante, ese será el horario más adecuado.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL