Dentro de las opciones que una marca puede elegir, al momento de buscar un contacto con su consumidor, y además mantenerlo atento a sus novedades, el contenido es una de las más relevantes y efectivas actualmente.

A través de contenidos diversos, presentados bajo distintos formatos y distribuidos mediante diferentes plataformas o medios, una marca tiene la oportunidad de llegar a sus consumidores de manera más contundente, evitando la intrusividad, y por el contrario, ganarse la confianza, preferencia e interés de su público meta, algo que pone a la marca en cuestión por encima de aquellos competidores que no han implementado ningún tipo de contenido.

Al día de hoy, utilizar mercadotecnia de contenidos ha pasado de ser una tendencia, a un pilar en cada estrategia o plan de marketing en empresas de bienes y servicios de varias partes del mundo.

Solo en Latinoamérica, en 2018 un 74.9 por ciento de las compañías sí usaron este tipo de mercadotecnia, de las cuales un 63.9 por ciento aseguraron que tuvo un impacto positivo en sus esfuerzos de mercado y promoción.

Big Data y contenido, un binomio necesario

Cuando una marca toma la decisión de crear y distribuir contenidos, ya sea in house o en conjunto con una agencia especializada, hay un elemento clave que no se puede omitir, ya que gran parte del éxito de esta acción de marketing BTL depende de ello: Big Data.

Como se sabe, hablar de Big Data nos remite a la conformación de grandes cúmulos de datos que las marcas obtienen de diversos medios, a fin de encontrar patrones que les permitan descubrir comportamientos de consumo, preferencias y hábitos, para que con esa información desarrollen piezas de contenido apegadas a los gustos del target, las cuales tendrán una respuesta satisfactoria, además de tener la posibilidad de predecir comportamientos.

Por tanto, ¿qué hace del Big Data un elemento clave, al momento de crear contenidos de gran valor para el consumidor?

Nicolás Mamboury, director de American Brands de Grupo Modelo AB In Bev, mencionó en entrevista exclusiva que recurrir al Big Data facilita la correcta y pronta identificación de insights que muestren las preferencias de sus consumidores, por lo que al producir contenido  éste empatará con sus gustos, por lo que la inversión no se convertirá en gasto, ya que los contenidos creados serán de interés para el target.

La agencia We are content también señala que, mediante la lectura y análisis de algoritmos, una marca puede conocer qué lleva a sus clientes a preferir los contenidos que desarrolla y así seguir desarrollando piezas similares, para después sugerirlos, basados en sus comportamientos de consumo previos.

Información de OnAudience muestra que, en 2017, el valor global de mercado del Big Data fue de 13,500 millones de dólares; mientras que para 2018 incrementó hasta llegar a 18,200 millones de dólares.

 

Te puede interesar:

¿Qué es un market place de contenidos y como funciona?

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL