El uso adecuado de los espacios en el punto de venta genera reacciones en el consumidor. Esta es una excelente noticia para las marcas, ya que una estrategia de merchandising efectiva puede generar los resultados comerciales que tanto se buscan.

Eso sucede principalmente porque la presentación de los productos, el uso adecuado de la iluminación, mobiliario, colores en la decoración, el clima, las texturas, etcétera; son clave para generar un ambiente que aumenta el atractivo de un producto exhibido.

Los quiebres de stock, la falta de mercancía, productos mal acomodados o un punto de venta descuidado son factores que no incentivan que un consumidor al visitar el piso de venta se interese por la oferta.

El visual merchandising implementado no solo genera estímulos en el consumidor que favorecen la toma de decisión de compra, también definen la identidad de una marca que a la vez modifica una percepción de una marca en el consumidor.

Uno de los elementos clave del visual merchandising son los maniquís, a través de este elemento las marcas pueden comunicar de manera creativa el uso de sus productos. Por ejemplo, las marcas de moda generan campañas de comunicación utilizando los maniquís para mostrar lo nuevo en una determinada temporada. Así logran cautivar al consumidor y facilitan la toma de decisión de compra, porque de esta manera rápidamente un comprador puede saber si le gustan los artículos que está viendo en este preciso momento.

Los maniquíes también funcionan como un punto de referencia, es decir, que los productos exhibidos muestran una recomendación de la marca, o la tienda respecto a los productos que actualmente se encuentran disponibles en tienda. Incluso, hay tiendas que generan conceptos muy creativos que van más allá de llamar la atención del consumidor cuando pasa por una tienda, sino que presentan conceptos que complementan las campañas generadas a través de otros canales como redes sociales o medios tradicionales.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL