Los eventos siempre deben de contener un enfoque online/offline

Pretendemos hacer eventos con pseudo valor online cuando hay cosas más importantes que pasan por nuestra narices, comenta Paco Santamaría

610

Somos soberbios. Todos muchas veces caemos en este adjetivo. Diseñamos y producimos eventos sin sentido y ahora que todo es modernidad y vida digital, pretendemos hacer eventos con pseudo valor online cuando hay cosas más importantes que pasan por nuestra narices. No mantenemos el equilibrio entre las experiencias offline y online. Si no lo hacemos así, fracasaremos siempre. 

¿Hay eventos offline / Online? Ya todos los eventos y experiencias contienen estos dos elementos. No hay salida, ¿Qué debo de hacer? Mantener el equilibrio siempre ¿Cómo lo hago? No hay receta de cocina, ni mucho menos reglas de vida. La salida es el sentido común y el control y la espontaneidad. Ahora mismo te digo cómo se mantiene y cómo se hace. El primer punto es saber que cada evento es una experiencia diferente y única. Un momentum de diferencia y pasajero, efímero en cuento a la línea de tiempo de todos los días. 

Pseudo receta de cocina para mantener el equilibrio entre lo offline y online en un evento o la generación de experiencias hoy en 2019 

Diseña una experiencia esté alineada y vinculada al 100% con los intereses, motivaciones y necesidades de quien te paga. 

Piensa antes de actuar. Reflexiona cuál es la misión de la ación de mercadotecnia. El objetivo, el sentido y el móvil.

Intenta contra todos lo motivos que gane el sentido común en cualquier acción. No lo que más te guste, no lo que le guste el cliente. Que prevalezca lo mas lógico de acuerdo al contexto y coyuntura del momento a nivel local, regional y mundial. 

Análisis de control. Mide el éxito, la oportunidad y la magnitud de los fracasos en cada evento ¿Por qué fracasaste? ¿Cuánto fracasaste? y ¿Por qué fracasaste? En números, en cuantitativo y que sea medible. 

Desaste de los vendedores. Cuando haces eventos, todos te quieren vender productos o servicios para hacer mejor tu evento y más exitoso. Desaste de ellos. No necesitas vendedores, requieres de aliados de tu negocio. Quédate con quien te vea y sea un aliado de negocio. 

Fracasa mucho. De los fracasos salen las mejores ideas y alternativas. Invierte en el fracaso y genera ahorro de los éxitos. 

Piensa con paso adelante, ¿Qué sigue despeñes del evento? ¿Y despees del fracaso? ¿Y después del éxito? ¿Qué sigue después de mi y para la marca?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL


Artículo anteriorRetail: 5 noticias para iniciar el jueves bien informado
Artículo siguienteSeptiembre ya es motivo de nuevas campañas
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.