El pasado lunes se realizó en la Ciudad de México la marcha “Ni una menos” con motivo al Día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres, que salió del Ángel de la Independencia rumbo al Zócalo capitalino.

Entre las consignas que las manifestantes expresaron fueron: “Ni una más, ni una asesinada más”, “¡No quiero ser la siguiente!”, “Vivas se las llevaron, vivas las queremos”, “Que muera el patriarcado”, “El que no brinque es macho”, “Policía escucha, tu hija está en la lucha” y “Somos el grito de las que ya no están”, entre otras.

Sin embargo, la marcha no fue del todo pacífica. Se registraron actos vandálicos en monumentos, estatuas, parases y negocios aledaños a Paseo de la Reforma de la Ciudad de México. Los actos fueron realizados por grupos de mujeres vestidas de negro y con el rostro cubierto.

Al respecto, el secretario de Cultura de la Ciudad de México, José Alfonso Suárez del Real, ha señalado que los gastos para la reparación de los destrozos ascienden a más de 1.5 millones de pesos. El Hemiciclo a Juárez ubicado en la Alameda Central, fue uno de los monumentos más afectados, al igual que el monumento a Cuauhtémoc, ubicado en Insurgentes y Reforma.

Los actos vandálicos no afectan al turismo

A pesar de que la macha con motivo a la eliminación de la violencia contra las mujeres salió de control generando destrozos durante su paso, el titular de la Secretaría de Turismo de la Ciudad, Carlos Mackinlay, señaló que la manifestación y actos vandálicos no generó afectaciones al turismo.

Afirmó que este tipo de manifestaciones no afectan el desarrollo del turismo de la CDMX, sin embargo advirtió que se deben analizar los eventos en los que se registran actos de vandalismo.

Además, la secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez, informó que pese a los actos vandálicos hay saldo blanco. Hubo lesionados pero no requirieron ser trasladados a un hospital.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL