De acuerdo a la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), el huracán Irma tendrá un impacto devastador cuando golpee las zonas costeras del sur de Estados Unidos. Por esa razón, la agencia ha advertido a los residentes en Florida y otros estados del sureste del país que obedezcan las órdenes de evacuación, ante la aproximación de este huracán de categoría cinco.

De hecho, el presidente estadounidense Donald Trump expresó este jueves, desde su Oficina Oval, su preocupación por los daños que podría causar este fenómeno en Estados Unidos.

A través de su cuenta de Twitter, Donald trump pidio a los estadounidenses ser prudentes y permanecer en lugares seguros. “Disponemos de equipos con gente talentosa y valiente en el lugar y dispuesta a ayudar”, agregó.

Sin embargo, ya son varias las industrias que han comenzado a sentir las consecuencias de este fenómeno. Recientemente, el Aeropuerto Internacional de Orlando anunció que suspenderá operaciones a partir del sábado, cuando se prevé el impacto de Irma; de acuerdo con información de la aerolínea el último vuelo saldrá a las 5 de la tarde.

Evidentemente, la situación se está complicando en Estados Unidos. El sector retail, por ejemplo, los consumidores tienen un momento complicado. En varias localidades de Miami, ya se nota la escasez de agua potable y de productos de primera necesidad como lámparas recargables, lonas y plancas de madera para proteger las ventanas y puertas de las casas.

Por otro lado, en Cuba se decretó el máximo nivel de alerta en 7 de sus 15 provincias ante la cercanía de Irma, en las cuales 10 mil turistas extranjeros fueron evacuados.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL