• Sin los vacacionistas por el spring break se estima que las pérdidas en pueden oscilar entre 50 y 46 MDD, según el sector turístico.

  • Para el 2017, el 16.2 por ciento de los ingresos generados por el turismo en México provinieron de personas del extranjero, según datos de WTTC.

  • De 2016 al 2018, los ingresos generados por el turismo pasaron del 19.65 a 22.51 MMDD, de acuerdo con datos de Statista.

El spring break es uno de los eventos turísticos más importantes tanto para Estados Unidos (por la afluencia de personas que salen del país) como para México (por la derrama económica que esta actividad genera). Sin embargo, el 2020 será un año bastante diferente al resto de las ediciones anteriores de esta actividad, pues, debido a la emergencia global por coronavirus COVID19 en todo el mundo, los gobiernos de ambas naciones tomaron la determinación de cerrar sus fronteras a viajes no esenciales, como los que se realizan para el turismo, según dieron a conocer autoridades de una y otra nación.

La disposición que se implementó en entre ambas naciones representó un duro golpe para el turismo de estados como el de Quintana Roo, debido a que buen parte de los turistas (la mayoría de ellos de Estados Unidos) que vienen a México desde mediados de marzo y hasta mediados de abril por el spring break no podrán hacerlo a causa de las restricciones, según comentó Marisol Vargas, titular de la Secretaría de Turismo local.

Antes de que ambos gobiernos mencionaran las medidas que se tomarían respecto a la frontera, la titular de la Secretaría de Turismo de Quintana Roo comentó que había un 85 por ciento de reservaciones para dichas fechas en las que se realiza el spring break; sin embargo, luego de que se diera a conocer el anuncio, esta cantidad calló hasta el 60 por ciento.

De acuerdo con datos de la propia funcionaria, la ausencia de los turistas del spring break implica una pérdida de recursos que oscila entre los 50 y los 60 MDD.

Para comprender esta pérdida, cabe destacar que la afluencia promedio por el spring break es de 20,000 personas, las cuales gastan en promedio 900 dólares en hospedaje, mientras para su consumo destinan alrededor de 1,600 dólares. Sin embargo, en el dado caso de que pudieran venir, los viajeros tendrían que hacer frente a las restricciones que hay en la entidad por el coronavirus, que implican en cierre de distintos locales, además de una reducción en el aforo del transporte público.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) estimó que cerca del un millón de empleos se pierden todos los días en el sector del turismo, a causa de las restricciones y el temor provocado por el coronavirus COVID19.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL