En México, este mercado de consumo fuera del hogar es enorme. Hacemos muchas compras, en diferentes canales, de diferentes categorías de productos y en diferentes momentos de consumo.

El principal momento para estas compras es la comida y se hace más evidente en los hombres. Ellas reparten de manera más equitativas sus compras entre la comida y la cena. El tercer lugar es ir a comprar el desayuno, lo cual créanme soy testigo todos los días en la oficina.

En un mes, por lo menos realizamos 7.9 compras de alimentos/ bebidas fuera de casa. Ellas compran más veces al mes que ellos (8.2 vs 7.6). Hay una buena razón por la que ellas nos ganan, en un 15% de sus viajes compran productos que no son para ellas (ya sea para la pareja, amigos o hijos) mientras que nosotros de cada 10 viajes, 9 son para consumirlo nosotros mismos y principalmente en el trabajo. Mientras ellas consumen estos alimentos o bebidas en el lugar donde lo compraron también lo hacen en la calle, aprovechando los trayectos. Claro, en 4 de cada 10 compras, no van solas, van con familiares o amigos, mientras que nosotros una tercera parte vamos solos.

4 de cada 10 compras se realizan en la tiendita de la esquina, seguido de las compras en tiendas de conveniencia y autoservicios, pero una diferencia clara entre géneros es que ellas destacan en la compra en puestos o carritos en la calle y ellos en máquinas expendedoras o dentro del lugar de trabajo. Como cadena nombrada, Oxxo es la cadena líder de este sector.

Estas diferencias de lugar y hora también obedecen a que no compramos lo mismo ni por la misma razón. Mientras que los hombres compramos principalmente bebidas como complemento para nuestra comida, ellas adquieren por antojo más cosas dulces como galletas, pan dulce, yoghurt, barras de cereal, pastelitos, postres, chocolate, helados, chicles y dulces. Bueno no todo es dulce, también compran en más ocasiones que ellos botanas (pero ellas comparten más sus compras). Y en cuanto a bebidas, ellas compran en más ocasiones agua con sabor, jugos, leche natural y con sabor así como agua natural.

Definitivamente, no compramos igual ni por las mismas razones. ¡Y aplica desde la ropa hasta la comida!

Este mercado de consumo fuera del hogar es enorme en México y aquí las marcas tienen también grandes oportunidades para capitalizar a su favor…¿con ellas o con ellos?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL