Hay personas que aún conservan la intención de trabajar en grandes empresas como parte de su nómina; sin embargo, existen otras que ve en el emprendimiento una oportunidad de ser sus propios jefes y hacer que su inversión les sea redituable, por lo que buscan el negocio ideal, siendo las franquicias una buena opción.

Si bien emprender un negocio desde cero y en el sector que se desea es una manera de ganar independencia, al crear una compañía se corre el riesgo de encontrarse frente a ciertas dificultades que, a pesar de que incluso una franquicia puede tener, bajo este modelo de negocio el socio logra tener una mayor certeza o garantía sobre los resultados que puede obtener, lo cual brinda más seguridad a su capital invertido.

La Asociación Mexicana de Franquicias (AMF) señala que las franquicias son una buena opción para alguien que desea ser dueño de un negocio, pues con este formato de negocio se reducen los riegos al momento de invertir, se tiene la opción de innovar de forma permanente, se ubican en lugares estratégicos y la labor de publicitar el negocio es más sencilla, dado el respaldo que tienen de la compañía.

¿Por qué no se dará el crecimiento esperado?

Pese a que se trata de un modelo de negocio con grandes beneficios, en México parece no ser suficiente.

Juan Manuel Gallástegui, presidente de Gallástegui Armella Franquicias, reveló que para el 2020 se estima un crecimiento de 7 por ciento para nuevas franquicias, lo cual no alcanza una cifra de dos dígitos, como se pensó sería para el año en curso.

Según Gallástegui, el poco crecimiento de las franquicias se debe, en gran medida, a dos situaciones principales: incertidumbre que se vive en el país y la inseguridad, factores que no solo aquejan a estos negocios, sino también a otros puntos de venta, tales como los minisupers y establecimientos de venta de electrónicos, según señala la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) y la Cámara de Comercio en la Ciudad de México (Canaco).

De acuerdo con el especialista, las franquicias aportan 6 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) nacional, ya que hasta 2019 era un modelo que tenía 85 giros de negocio, según El Universal.

En el caso de Estados Unidos, en 2018 McDonald’s se convirtió en la franquicia líder, esto gracias a sus 96,150 millones de dólares en ventas, seguida de 7-Eleven (86 mdd), KFC (26,240 mdd) y Burger King (21,620 mdd), así lo muestran datos de Statista.

Te sugerimos: Vips celebra 55 años e impulsa el modelo de franquicia.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL