Gran parte de las empresas de todo el mundo cuentan con sistemas de producción y recursos que les permiten llevar hasta la manos de sus clientes el producto o servicio por el cual existen.

No obstante, un reciente informe de la OCDE (Compendium of Productivity Indicators), dio a conocer que a nivel mundial hay una desaceleración de la productividad, un indicador anterior a una crisis, combinada con una lentitud en la inversión, así como un debilitamiento del rendimiento económico en muchas economías del mundo.

Este debilitamiento del crecimiento de la productividad laboral, en los últimos años se ha extendido a diversos sectores, pero las bajas más significativas se encuentran en: la industria, los servicios de información y comunicación, finanzas y seguros.

No obstante, las pequeñas empresas alcanzaron un crecimiento en la productividad más fuerte que las empresas grandes, aunque estas últimas las superaron en cuanto al ritmo del crecimiento del empleo, en tanto, en la industria, el crecimiento de la productividad fue similar entre empresas pequeñas y grandes.

Pero, ¿a qué factor responde esta diferencia de productividad? De acuerdo a la misma OCDE, México presenta la peor productividad de los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Además, las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores emplean, aproximadamente, a 2 millones 190, 490 personas, que representan el 13.6 por ciento de los asegurados permanentes en el IMSS y 4.2 por ciento de la población ocupada, según datos del Instituto Nacional de Estadística (Inegi).

Y posiblemente la respuesta a nuestra pregunta se encuentre en la tecnología. De acuerdo a un estudio de Zoho Corp, sólo el 6 por ciento de las pequeñas y medianas empresas utilizan algún tipo de tecnologías de la información. Debido a esto la mayoría de las Pymes en México no pueden incrementar su productividad y ser más competitivas. Por tal motivo, es importante que las Pymes inviertan en este factor fundamental para poder así, incrementar la creación de empleo, dado que generan el 72 por ciento del empleo en el país y aportan el 52 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL