Por muchos años se ha creído que estar en el trabajo una gran cantidad d horas implica forzosamente una mayor productividad. Si bien esto podría ser cierto en algunos casos, en otros puede resultar considerablemente contraproducente. Entonces, ¿cómo se puede mejorar este indicador? Se puede tomar en cuenta distintos aspectos, sobre los cuales precisamente ahondaremos en las siguientes líneas.

Uno de los principales factores que pueden influir en la productividad de una empresa es la organización. Una compañía que sabe cómo ordenar los tiempos y las tareas que se tienen que realizar por lo regular no tienen que lidiar con el estrés ni con la presión. Esto ya tiene un impacto positivo en el indicador.

Cuando el trabajo y los tiempos se organizan mejor, hay una alta probabilidad de que los colaboradores le dediquen el esfuerzo y la dedicación necesaria a cada proyecto, sino tener que hacer algo de manera express.

El ambiente laboral es fundamental al momento de mejorar la productividad. Cuando es bueno, los colaboradores trabajan con gusto y lo hacen de manera orgánica y natural, sin que haya grandes presiones para que realicen sus tareas.

La ciencia de datos se ha convertido en un gran aliado para las empresas. Ya no sólo se usa para saber, por ejemplo, cuál es el desempeño en ventas o cómo es el comportamiento del consumidor, sino que ha sido usada por las compañías para interconectar la información que hay entre sus diferentes áreas, de modo que sea mucho más eficiente el modo en el que se trabaja en el día a día.

Otro aspecto que tiene particular importancia cuando se quiere incrementar la productividad de una compañía es que las personas que se han especializado en algo sean encargadas de las tareas que están relacionadas con ello. Es contraproducente poner a unos cuentos individuos a realizar todas la tareas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL