• Para el 2019, los afiliados al IMSS llegaron a ser 70 millones, según lo dio a conocer el propio organismo.

  • Por el COVID19 se tiene previsto que el 63 por ciento de las empresas recorte su plantilla de trabajadores, según datos de Mercer.

  • De acuerdo con datos del Inegi, se estima que la población económicamente activa en el país llegó a los 57.3 millones.

En la noche del lunes, el Consejo Técnico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) dio a conocer a través de un comunicado una serie de acuerdos a los que llegó respecto al pago de las cuotas obrero-patronales que las empresas deben aportar a la organización. En el documento, el cual fue difundido a través de sus cuentas oficiales de redes sociales, se mencionaba que los empresarios podían realizar la prórroga de dichos pagos. Sin embargo, había una serie de condiciones que no se explicaron con la suficiente claridad.

En el comunicado emitido por el IMSS se comentó que las empresas podían realizar la prórroga de los pagos de las cuotas obrero-patronales por un periodo de tiempo que podía ir desde los 12 hasta los 48 meses; sin embargo, como las aportaciones se realizarían de manera extemporánea, no sólo generarían actualizaciones sino también recargos.

Otro de los aspectos importante que se mencionó sobre la prórroga del pago de las cuotas obrero-patronales del IMSS es que tendrían una tasa de interés, definida en función del plazo que se escogiera para el pago de las parcialidades, de tal modo que quien solicitara que fuera a 12 meses tendría que pagar una cargo del 1.26 por ciento mensual, mientras que quien lo hiciera a 48 meses correría con un cargo de 1.82 por ciento al mes.

¿Qué implica esto? La empresa que solicitara al IMSS la prórroga de 12 meses a fin de año terminaría pagando una tasa de interés de 16.2 por ciento, mientras que para quien lo hiciera a 48 meses debería pagar un 24.2 por ciento.

En promedio, la tasa de interés por parte de los bancos es considerablemente menor a la que propone el IMSS. Se estima que dicho indicador anual oscila entre el 9.64 y el 19.64 por ciento, por lo que al final, el empresario tendría que pagar  menos dinero, de tal modo que la prórroga sería mucho más cara que solicitar un préstamo bancario.

Sin embargo, el IMSS mencionó que siempre que los pagos de la prórroga se hagan de manera puntual y sin ningún inconveniente, los recargos y las actualizaciones podrían ser menores. ¿Qué tanto? No lo especificó; sin embargo, por lo que la incertidumbre podría ser un factor por el que muchas compañías prefieran no tomar la opción que les está ofreciendo el gobierno.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL