En busca de la posmodernidad: Lo que está pasando en nuestra mente, nuestras familias y nuestras casas

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Adoro tener este tipo de conversaciones con todo tipo de mentes. De forma ecléctica, tomando facetas de pensamiento posmoderno de todo lo que me rodea. Al final es así como se construye un discurso de la hiper modernidad. Tomando cosas de aquí y de allá. Es un espejo de lo que somos en esta actualidad. Muchas cosas de todo y un gran nada. Esta hiper información que nos genera un gran vacío existencial que se refleja en las transacciones, el consumo, el materialismo moderno y la mercadotecnia al fin y al cabo es lo que somos. Una gran comunidad de personas, en su mayoría, en busca de muchas respuestas que perdemos grandes momentos de nuestra vida buscando lo que somos en la nada mientras la verdadera vida pasa entre nosotros mismos a cada instante.

Y es que muchas veces nonos damos cuenta que el mismo tiempo es el que nos hace felices. Basta de preguntarnos tantas cosas. Disfrutar de la vida es ocuparse de la vida. Vivir. Y es que en estos últimos meses quizá nos estamos preguntando muchas cosas por el exceso de contenido que hemos tenido ante nuestro alrededor. Son demasiadas cosas en las que nos hemos vuelto unos expertos. Expertos en enfermedades respiratorias, expertos en efectos secundarios de esas mismas enfermedades pandémicas y expertos en vacunas y logísticas de vacunación. También ya todos los días nos volvemos expertos opinadores en políticas radicales polarizadoras de ideas contrastadas. Que si somos socialistas, comunistas o neoliberales ¿Qué si somos aspirasionales, wannebes o locos perdidos? Con mucha probabilidad sí. Pero eso qué importa. Al final no sabremos qué es lo más importante. Como diría el cantante pop posmoderno Pau Donés quince días antes de morir: “La vida son cuatro días y ya han pasado tres…”

¿El consumo es lo que más importa ahora?

En definitivo sí. Es un motivo para saber que estamos vivos. Es una respuesta autómata para confrontar a la otredad y decir que seguimos en el mercado. No lo es todo pero sí es parte de nuestra circunstancia y el contexto actual que nos rodea. A partir de este año que comienza, veremos cómo poco a poco el consumo se va observando más radicalizado en los clientes. Y se definirá a partir de esta década que será la década de los clientes polarizados o como dirían los puristas, el nuevo consumidor polarizado.

Las mentes se están separando poco a poco y se están radicalizando y polarizando. Dentro de las mismas familias, los trabajos y las comunidades. Por esto mismo, las empresas y los humanos que las integran deben de estar bien informados sobre los que está pasando al rededor de las mentes de los clientes y los que formamos el mercado.

¿Qué sigue? Estar claro que que será necesario pensar lo suficiente pero no pensar de más. Ni demasiado. No pensar de más ni de menos. Dejarse fluir y llevar por esta época que en apariencia no lleva ninguna parte, pero que es una zona de transición que no sabemos hacia dónde va. Pero al mismo tiempo eso no importa. Lo importante es disfrutar el camino. Por esto mismo, ahora en mi video columna, hablé con Juan Pablo Quintana Garza, un empresario y ecléctico humano que también como yo busca qué es la posmodernidad todos los días como yo la busco y aquí está el resultado.

Recomendación del día

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.