El que se lleva, se aguanta

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Cuando somos nuevos en algún lugar al que llegamos a trabajar, procuramos dar la mejor imagen de nosotros y con justa razón, probablemente no sabemos cómo son los demás compañeros; no hay mejor forma de iniciar una buena relación laboral que siendo cortés, procurando no cerrarnos puertas de forma inmediata.

Con el paso del tiempo se crean lazos de camaradería, nos relajamos más en nuestros comportamientos, ¡es normal!, a menos que seas un ermitaño. En algunos casos ya no nos dirigimos a nuestros compañeros por sus nombres, sino por apodos, e incluso hasta de güey nos hablan o hablamos.

Pero como dice el meme: todo eran risas hasta que supimos que el tartamudo quería jamón… Siempre habrá un punto de quiebre, un suceso en el cual alguno de los involucrados ya no se sienta cómodo con el cotorreo. El bullicio puede ser gracioso siempre y cuando todos estemos en el mismo canal, pero también aguantarnos cuando nos toca.

 

¿Es sano cotorrear con los compañeros?

Momentos así pueden romper la tensión por algún suceso en el jale.

Siendo honestos: ¡todos hemos sido cotilla en algún momento! Contados son aquellos que siempre se dirigen de forma propia con todos, en todos los contextos en los que se desenvuelva. Tratar con alguien así podría ser un tanto fastidioso al tener que cuidar minuciosamente las palabras que se dirán para que la contraparte no lo tome mal aunque esa no haya sido la intención.

A nivel organizacional el tener esta sinergia entre los trabajadores (jefes y/u operarios) puede ser un factor incluso hasta de buen ambiente laboral funcionando como un buen mediador para momentos tensos.

¿Pero entonces…

 

cotorrear implica perderse el respeto?

No necesariamente. Eso va a depender de la manera en cómo se lleven entre los compañeros; sin embargo, hay una delgada línea que en determinados momentos dejamos de ver entre el respeto y la ofensa.

Ser ofensivo, burlón o carrilla sí es incómodo. A nadie le gusta que se estén friegue y friegue por algún error cometido e incluso y más estúpido aún, por defectos físicos.

 

Cotorreo y ser llevado

No es lo mismo amenizar con algún chascarrillo (cotorreo) un momento, a faltar el respeto (ser llevado). La burla puede traer consecuencias a nivel personal, por ejemplo: afectar tu autoestima, pero también puede impactar a nivel laboral como perder la confianza para realizar una actividad.

Bajo ninguna perspectiva la burla o la carrilla son sanas. Una persona con tales características cae mal; no es agradable aquel que quiere llamar la atención de una forma ruin.

 

¿Para eso tenemos reglamentos, no?

Pos… sí y no. Las organizaciones son como un iceberg en donde los reglamentos forman parte de la punta, de aquello que es visible para todos; son esa parte oficial, ese rostro formal de la organización. Su función primordial es poner las pautas de comportamiento y consecuencias en caso de salirse de esos márgenes.

Si bien se pueden tener mil y un reglas, el ambiente laboral no se determina en su totalidad por ellas…

El ambiente laboral se genera también por esa parte informal de la organización, la química entre los compañeros. Esta parte informal es como la parte profunda del iceberg que no se ve a simple vista, en la cual hay que echarse un clavado para observarla y entender el iceberg en su totalidad.

En esta parte profunda del iceberg hay códigos no escritos y normas entre camaradas para protegerse unos a otros; no obstante, también puede ser un inframundo en el cual si te pasas de lanza, te pueden hacer la vida de cuadritos donde el reglamento oficial poco o nada podrá hacer para salvarte de ese acoso y hostigamiento constante.

 

No pierdas de vista la línea

El respeto es la base fundamental para establecer cualquier tipo de relación. El contexto y las personas te irán marcando la pauta con quiénes sí puedes tener esos momentos amenos y con quién sólo una relación cordial.

El parloteo no es obligación, existen lazos de compañerismo sin que haya una relación más allá de eso.

¡No pierdas de vista esa delgada línea entre el cotorreo y la burla!

Recomendación del día
Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.