EL PRINCIPADO: ¿Racismo o paternalismo? El marketing detrás del Yalitza Power

1844

Las redes sociales se han inundado de diatribas y debates sobre si es racismo o no exaltar el origen indígena de Yalitza Aparicio (@YalitzaAparicio), o si la actriz es utilizada como bandera de lo políticamente correcto, ahora que ha sido nominada al Oscar por su rol protagónico en #Roma, el filme intimista del ya ganador del premio, Alfonso Cuarón.

En lo único que todos coinciden es en que Yalitza es la nueva it girl, a la que todos quieren ver, fotografiar, abrazar y tener en sus portadas… Pero, ¿cómo se ha ido construyendo este fenómeno?

Primero, Netflix, la casa productora y distribuidora de #RomaCuaron, la puso al alcance de muchas personas que no pagan un boleto por ir a ver cine mexicano, aunque el verdadero acierto fue toda la campaña previa que colocó a la película en todos los feeds, timelines posibles.

Las exhibiciones especiales en la Cineteca, Cinemanía y la sala itinerante a la que Netflix llamó Cinemóvil Roma, generaron expectativa y deseo por verla en pantalla grande, además de una presión mediática que obligó a las cadenas Cinépolis y Cinemex a dar una explicación pública por no exhibirla. De hecho, Cuarón sugirió que se viera en cine, pero luego reculó a tablas.

La tercera fase fue potenciar la marca personal de la protagonista, Yalitza Aparicio, una maestra indígena de Oaxaca, que en la más pura tradición del neorrealismo italiano, fue elegida para el filme sin ser una actriz de oficio. Esta es una práctica común en el cine de autor.

Dos agencias de comunicación están detrás de la marca personal de Yalitza: Dosd3 (su management) y Eureka, especializada en promoción de películas, que propuso a Vogue México una portada con la actriz – aunque la última palabra la tuvo el equipo editorial comandado por Karla Martínez Salas y el CEO de Condé Nast, Joaquín Colino–, que se dio poco después de que la actriz apareciera en la revista Vanity Fair USA. En el trade editorial se dijo que otras revistas rechazaron antes dicha portada.

Es un hecho que un personaje tan jugoso recibió un excelente media training, pero hay que tener claro algo: Yalitza no es ignorante, es una maestra de escuela competente –no de las que reprobaron la prueba Enlace–, según testimonios de los padres de sus alumnos. Basta escucharla en las entrevistas para notar su capacidad y su discurso personal tan bien articulado.

Yalitza, en Jimmy Kimmel Live:

En muy poco tiempo, Aparicio ha aprendido a ser una figura pública y a conducir su estela mediática. Eso y la presencia en medios internacionales del calibre de The New York Times, Variety y The Hollywood Reporter ya la convirtieron en una estrella de cine; incluso, tiene una famosa stylist hollywoodense, Sophie López.

Este es otro tema que ha dado tela para la percepción mediática: ¿Debe o no ser puesta al escrutinio de los expertos y opinadores de la moda por sus elecciones en la alfombra roja?

Mi punto de vista es que sí, ya que al ser elite de Hollywood queda expuesta a ello, además de que Yalitza y su equipo eligieron no hacer de su etnia indígena un statement (no acude a las fiestas vestida de hiupil), sino a ponerse a la altura de nuevas compañeras como Emma Stone y Amy Adams. Eso también es una postura.

TW de Carlos Torres Orozco @cartoo, manager de @mardetavira.

Solo que hay un tercer hilo crítico a la imagen tan bien construida de Yalitza: las aristas sociales que implica su figura, como el logro social de su reconocimiento –porque los cuernos de la luna están al alcance de muy pocos privilegiados–, que al mismo tiempo ha sido utilizado para criticar el clasismo y racismo de la clase media mexicana –la que va al cine– y que son términos tan reales como en boga en la coyuntura actual del país.

La otra arista es el mensaje triunfal frente a la administración anti migrante del presidente Trump en los Estados Unidos; eso pone sobre la mesa el cuestionamiento de si es realmente justa la nominación, o si es una más de las estrategias políticas de la Academia.

La novel actriz ha encantado con su talento innato, potenciado por un excelente director como Cuarón; pero en este tenor, la subjetividad que el arte conlleva concede como válida cualquier opinión y no debería de lincharse al que la expone, como ha sucedido en redes sociales.

Lo que por el contrario resulta cuestionable, es que la prensa y un sector del público la traten con la condescendencia paternalista que va implícita en disculparle los errores de imagen por ser indígena o tenerle ternurita por el mismo motivo. ¿Cuál es el límite de lo políticamente correcto en este caso? Porque yo no lo entiendo.

Yalitza Aparicio en la portada de Vanity Fair, febrero 2019:

Al margen de las polémicas sobre el deber ser y lo políticamente correcto, es un hecho que la marca personal de Yalitza Aparicio es la mejor posicionada en México en este momento, e incluso, mi percepción fuera del círculo rojo, es que ha opacado al presidente de la nación luego de meses de protagonismo en medios.

Ojalá que la prometedora carrera de Yalitza no se quede en anécdota.


GABRIELLA MORALES-CASAS
Periodista y consultora especializada en lujo.
Colabora en Caras México, Kena.com y ADN 40.
Twitter: @elprincipado
Instagram: @gmoralescasas.

 

Fuentes:

  • Cuarón lamenta decisión de Cinépolis y Cinemex:
    https://www.eluniversal.com.mx/espectaculos/cine/cuaron-netflix-cedio-con-roma-pero-cinemex-y-cinepolis-no
  • Cuarón habla de Netflix en el cine:
    https://www.elmundo.es/papel/cultura/2018/11/26/5bfac8b8468aeb60278b45aa.html
  • Yalitza en Vogue:
    https://www.vogue.mx/agenda/cultura/articulos/yalitza-aparicio-roma-alfonso-cuaron/14111
  • División de opiniones por un vestido:
    http://www.milenio.com/estilo/look-yalitza-aparicio-globos-oro-divide-redes-sociales
  • Académico habla sobre la nominación “social” de Yalitza:
    https://www.tribuna.com.mx/espectaculos/Yalitza-es-usada-por-Hollywood-para-limpiar-su-imagen-segun-experto-20190127-0093.html

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL


Artículo anteriorTom Brady, entre el amor y el odio de la afición. ¿Qué dicen los números?
Artículo siguientePlanogramas, ¿qué es lo que hay que tomar en cuenta al hacer uno?
Periodista con 25 años de experiencia en medios de comunicación impresos, audiovisuales y digitales. Ha cubierto deportes, espectáculos, cultura y sociales. Cuenta con diplomados en diversas áreas como guionismo, marketing digital, fomento a la lectura, literatura infantil y juvenil y cultura del vino, que aportan a su ejercicio periodístico. Desde hace una década es especialista en lujo y también consultora en la materia, con amplia experiencia en media trainings para varias agencias de comunicación. Actualmente es editora de especiales de la revista Caras México y colaboradora de la plataforma Kena.com y el noticiero ADN 40 News. También es conferencista exclusiva de Fuck Up Nights.