El precio es una gran discusión cuando vamos a lanzar un producto o servicio. Muchas veces con mis colaboradores hemos discutido este tema, y salen muchas vertientes. Podemos preguntarnos si realmente vale lo que dicen. ¿Por qué cobran tal cantidad?, ¿por qué nos van a comprar si hay otros más baratos?, y así podríamos hacernos más preguntas. Mi respuesta es muy sencilla y concreta. Nuestro producto y/o servicio lo vale y lo vamos a demostrar. ¿Cómo? Ahí está el secreto.

Más columnas de Hussein Forzán:
Posicionamiento = Oro molido
Otros segmentos de mercado
Segmentación de mercados
Plan de medios, la llave mágica
Comunicación de marca = Estrategia
El PODER de la MARCA

En un principio tenemos la misión más difícil, generarle la necesidad al consumidor, después de conseguir eso, podemos discutir el precio, es muy subjetivo. Cuando fundé mi agencia Publi Marketing en el 2006, tuve muchos problemas para conseguir clientes, y tenía la solución frente a mí pero no la veía. El problema radicaba en que hacia lo que muchos ofrecen, por decirlo de forma coloquial, más de lo mismo. Pero empecé a generar valores únicos, atención personalizada, patrocinios con negocio, relaciones públicas de nicho, en pocas palabras, pensé en qué necesitaban las personas que visitaba como posibles clientes. El precio podríamos discutirlo, pero el primer paso estaba ganado.

Menciono en varias ocasiones que el precio es discutible, lo que no es discutible es la calidad, el servicio, no es discutible satisfacer nuestra necesidad, si tenemos esto último cubierto, pagaremos lo que sea, se los aseguro. Un ejemplo puede ser Starbucks. Yo siempre he dicho que podemos tomar mejor café en otro lado, pero Starbucks, ¿qué ofrece? Servicio, status, ambiente, ¿cuánto cuesta el café? Seguramente más caro que en cualquier otra cafetería, y aún así lo paga el consumidor. Por eso el precio es subjetivo.

El precio podemos fijarlo a través de dos puntos estratégicos. El primero la percepción al valor del dinero que tiene el cliente y segundo la comparación de la calidad entre lo que paga y necesita.

Tengo la seguridad que el precio es un factor muy maleable, es cierto que debemos considerar situaciones que no van a cambiar, pero sin duda debemos ser valientes y poner en la mente de quien nos va a comprar que realmente nuestro producto y/o servicio lo vale. Hay gente que puede comprar algo muy caro, sin pertenecer al nivel socioeconómico al cual esta dirigido el producto, y un ejemplo son los celulares, un producto de gran necesidad, pero que también ofrece un sentimiento aspiracional para las personas de un NSE bajo.

No tengan miedo en fijar el precio, si lo vale, lo pagaran, se los aseguro.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL