El conflicto entre Estados Unidos e Irán ha puesto sobre la mesa una serie debates que buscan entender si las amenazas y acciones de ambas naciones desencadenarán una guerra, pero todo apunta que no sucederá. Al menos eso cosiera el presidente de Donald Trump, quien ha señalado en varias ocasiones que el ataque realizado al general Soleimani fue realizado para evitar un conflicto mayor.

El presidente de Irán, Hasán Rohabí, ha señalado que la “respuesta final” de su país por el asesinato del general será la salida de las tropas estadounidenses de la región. Por otro lado, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, Mohamad Baqerí ha dicho que si las tropas estadounidenses realizan alguna acción de represalia por el ataque a la base militar en Irak la respuesta sería “más fuertes y aplastante”.

Una decisión crítica para el gobierno de Donald Trump

El día de ayer, en conferencia de prensa, el presidente estadounidense dijo que mientras que él se encuentre en el gobierno, no permitirá que Irán tenga armas nucleares con la finalidad de mantener la seguridad y paz. Respecto a Qassem Soleimani señaló que esta decisión debió tomarse antes, ya que se originaron guerras sangrientas y amenazó vidas estadounidenses.

Y siguen los acuerdos con aliados

En 2019, se llevó a cabo la firma del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), con el propósito de generar un acuerdo entre las naciones para asegurar nuevas oportunidades comerciales, pero pesar del panorama político del gobierno estadounidense, al parecer la entrada en vigor del nuevo Tratado continúa en proceso.

El Comité de Finanzas del Senado estadounidense aprobó el T-MEC, y se prevé que el acuerdo entre en vigor para mediados de este año, según la Secretaría de Economía.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL