En México el concepto de comercio electrónico es muy redituable, un sector donde se observó un constante crecimiento durante los últimos cinco años. Su ritmo anual de crecimiento es de 35 por ciento, de acuerdo a datos de la Asociación Mexicana de Internet.

Un rubro que mantienen el comportamiento al alza a pesar de que solo el 24.8 por ciento de la población total posee tarjeta de crédito. El comercio en línea alcanzó, en 2019, un valor de 396 MMP, esto representa un crecimiento del 20 por ciento en comparación con el 2018.

Este notable crecimiento se podría rezagar debido a la aprobación, por parte de la Cámara de Diputados, de nuevas medidas fiscales, entre ellas se encuentra el cobro del 0.5 por ciento hasta el 5 por ciento de Impuesta Sobre la Renta (ISR) a los usuarios que transaccionen mercancías dentro del espectro de internet.

El nuevo impuesto entrará en vigor a partir del 1 de julio del 2020, algunas plataformas como Amazon y Mercado Libre se verán afectadas. Aunque aún es prematuro calcular el impacto de estas nuevas medidas. Según Alehira Orozco, directora de políticas públicas de Mercado Libre, en entrevista con Expansión dijo que lo único que esta inclusión de impuestos puede provocar es que la gente que comercializa a través del comercio electrónico decida salir de las plataformas para volver al efectivo.

Otro aspecto que se debe tomar en cuenta es que ahora las plataformas deberá pedir más datos personales a los vendedores, ahora serán requeridas firmas tecnológicas, y no solo eso también se requerirá: dirección personal, CURP, nombre completo, RFC y dirección fiscal.

En cuanto las apps de hospedaje, se planea la retención del impuesto ISR, de entre 5 por ciento y el 10 por ciento.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL