• De acuerdo con estimaciones ajustadas del Bank Of América, se prevé que para este año la economía de México se contraiga 10 por ciento.

  • Según cifras del Inegi, se estima que la contracción del PIB alcanzó un 2.1 por ciento, menor al 2.4 por ciento que se esperaba para el primer trimestre.

  • La Secretaría de Salud dio a conocer que los casos confirmados de COVID19 en el país alcanzaron 71,105 en todo el país.

La economía de México está pasando por uno de sus momentos más críticos. Si bien desde 2019 comenzaron  a registrarse pérdidas importantes en el Producto Interno Bruto (PIB), lo cierto es que a raíz de la emergencia sanitaria declarada durante es el mes de marzo se han lanzado proyecciones negativas sobre el recorte de dicho indicador. De hecho, para el primer trimestre de este 2020 se esperaba que se perdiera el 2.4 por ciento de esta métrica; sin embargo, contra toda predicción, la caída fue menor y sólo llegó al 2.2 por ciento.

Así lo informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), quien explicó que el dato corresponde a la caída del PIB en México en contraste con el primer trimestre del año anterior.

Sin embargo, la caída en el PIB no se ha dado de manera generalizada, sino que que el sector industrial es el que se ha visto más afectado al presentar un descenso del 3.5 por ciento, mientras que la industria de los servicios en México presentó una caída del 1.2 por ciento. En contraste, el sector primario, en el cual se encuentra la ganadería, la pesca y la agricultura, tuvo un incremento del 1.1 por ciento.

Al revisar la variación trimestral del PIB, se detectó una caída del 1.2 por ciento, menor a 1.6 por ciento que había proyectado en un comienzo el Inegi, lo cual implica cierta resistencia por parte de la economía de México a sucumbir ante el COVID19.

Respecto a la variación trimestral, el sector más afectado es el industrial, el cual cayó un 1.2 por ciento, mientras que los servicios también descendieron un 0.9 por ciento. Nuevamente la sorpresa la da el sector primario de México, el cual logró crecer a pesar de la adversidad un 1.7 por ciento.

Esta caída que México tuvo en su PIB es la más grande desde que la que presentó en otros momentos complejos como la crisis inmobiliaria del 2009 o incluso durante el llamado Efecto Tequila en los 90. De hecho, según proyecciones del Bank of America, se estima que el país cerrará el año con una pérdida del 10 por ciento en dicho indicador.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL