El e-commerce es una de las actividades más importantes que ha impulsado notoriamente el crecimiento de la industria de retail en los últimos años, esto gracias al desarrollo de plataformas que permiten llegar a clientes con nuevos hábitos de consumo y así hacer del canal online una opción viable para la compra de bienes y servicios.

A nivel Latinoamérica, Brasil se mantiene como el país con una mayor distribución de mercado de comercio electrónico (38.3%), según Statista; mientras que México se ubica en la tercera posición con 19.6 por ciento.

Son diversos los beneficios y ventajas que ofrece el e-commerce a los clientes que, de acuerdo con datos de dicha agencia de investigación, al término de 2019 la cantidad de shoppers en la República Mexicana llegaría a los 82 millones, cifra que para el año 2023 podría aumentar hasta alcanzar los 96.4 millones de usuarios de comercio electrónico.

Factores para mejorar la experiencia de compra online

Minoristas, clubes de precio, tiendas de conveniencia, tiendas departamentales y otros formatos de retail que han apostado por el canal de venta en línea, ahora están enfocados en ofrecer una excelente experiencia de compra, también a través de e-commerce, por lo que la innovación es parte vital de esta transformación de la industria de retail.

Puedes consultar: E-commerce y retail: 12 cosas que un shopper online en el mundo demanda de un minorista digital.

En este sentido, la empresa Manhattan Associates ha identificado una serie de factores que ayudan a los retailers a ofrecer una mejor y diferenciada experiencia de compra, que además impacta de manera positiva en su rentabilidad, ventas e ingresos.

  • M-commerce: las ventas a través de dispositivos móviles, como el smartphone, es una tendencia a la alza, por lo que es importante que tanto las campañas de marketing, así como la adquisición de bienes o servicios mediante aplicaciones móviles sea óptima.
  • Ventas personalizadas: al disponer de datos del consumidor, ahora es más sencillo y rápido conocer al target, analizar su comportamiento de compra, anticiparse y con ello ofrecer productos y crear estrategias puntuales y relevantes para el cliente.
  • Omnicanalidad: aunque suene como una obviedad, el mayor reto de la venta omnicanal es que cada retailer ofrezca una experiencia única, que siempre haga sentir al cliente que está comprando algo con el mismo retailer. Además es fundamental que el proceso logístico, desde que se hace un pedido hasta la entrega, se apegue a las necesidades del shopper y con esto la experiencia no se vea afectada.
  • Ética y responsabilidad: cada vez más los clientes buscan que los retailers estén involucrados en acciones sociales y medioambientales. Por esta razón también mediante e-commerce debe haber un énfasis en las medidas sustentables que el detallista ha tomado a favor del planeta.
  • Realizar Dropshipping: se trata de un tipo de venta en el que los minoristas no guardan los artículos sino que trasladan el pedido y detalles de envío del cliente a los mayoristas, quienes despachan directamente a la persona. La diferencia entre el precio del mayorista y del minorista, será lo que obtenga de beneficio este último.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL