La lectura de libros es una de las actividades y hábitos que instituciones, editoriales, escuelas y personas buscan inculcar entre la sociedad mexicana, a fin de que el nivel de lectoría incremente.

De acuerdo con información publicada por el Módulo sobre Lectura, del Instituto Nacional del Geografía y Estadística (Inegi), en lo que va de este año en el país un mexicano ha leído, en promedio, 3.8 libros, de los cuales la mayor parte corresponden a materiales escolares, seguidos de periódicos y contenido en plataformas online, y solo 2 de cada 10 lectores aseguran haber comprendido, en su totalidad, los libros consultados.

Este mismo año, la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) presentó su reporte anual en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Durante la exposición de datos, autoridades de la cámara expusieron que en 2017 la producción de libros disminuyó 2.2 por ciento, mientras que la facturación por ventas llegó solo a 294 millones de ejemplares impresos, sin dejar de mencionar que la Caniem también señaló que desde hace 5 años la industria ha dejado de comercializar cerca de 11 millones de libros.

En el tema de la editoriales privadas, la cámara indicó que la producción llegó a 24,527 títulos, además de la venta de 136 millones de ejemplares.

Cabe mencionar que, según los representantes de la Caniem, el decremento en ventas de libros impresos en México ha afectado tanto a ediciones nacionales como internacionales, siendo éstas últimas las más afectadas.

En 2016, la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería fue la que más facturó, al haber reportado 20 millones 698 mil 551 pesos.

La tendencia a consultar contenido editorial a través de plataformas online, ha sido un factor en esta disminución de producción y venta, esto motivado aún más por dispositivos móviles y costos menores al adquirir libros digitales, rubro que el año pasado creció 21 por ciento.

Descuentos directos y meses sin intereses, promociones en libros durante Buen Fin

En la reciente edición del Buen Fin, la industria editorial aplicó ciertas promociones para mejorar sus ventas en esos 4 días.

Descuentos de 35 y 40 por ciento en colecciones propias del Fondo de Cultura Económica (FCE), 3 y 6 meses sin intereses al pagar con determinadas tarjetas en Gandhi y envíos gratis al invertir más de 200 pesos en El Sótano, fueron algunas de la promociones que estas librerías ofrecieron.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL