Dos modelos de negocio muy conocidos adoptados por las empresas dedicadas a la venta directa son el mononivel y el multinivel, y aunque pueden ser muy parecidos la realidad es que cada uno tiene su propia esencia y modus operandi.

En entrevista, Miguel Ángel Lambarri Zimbron, Head Marketing & BI Belcorp México, definió a estos modelos como oportunidades de negocio para las personas que buscan un ingreso adicional, aunque cada esquema de venta tiene sus características.

“En el modelo mononivel todas tienen la misma oportunidad de generar los mismos niveles de descuento de acuerdo con su venta. Además ganan por cada producto que venden. En un multinivel existen células de negocio; tienes a una consultora que puede ser líder de una célula de negocio, ella recluta a más consultoras y las entrena. Al ser parte de su red, ella genera un porcentaje detrás de la venta de cada una de sus consultoras”, explicó el vocero.

En opinión de Lambarri Zimbron, el modelo mononivel es más justo porque cada consultora percibe incentivos con base en su esfuerzo y dedicación, por ello es que L´bel se maneja con este formato.

No obstante, Lorena Carrasco, directora de Mercadotecnia de Natura, comentó en entrevista que gracias al modelo multinivel han podido crecer a doble dígito en el país.

“Es una red de relaciones sustentables, una plataforma multinivel que incorpora valores sociales, ambientales y económicos. La diferencia es que tú conforme vas logrando objetivos vas cambiando en el momento de tu carrera. No es nada más cuánta gente traje y cuánto vendieron sino cómo ayudo al otro y transformo a la sociedad”, expresó.

Hoy día, ambos esquemas son efectivos siempre que estén bien implementados por las empresas, pues pese a que cada uno tiene sus pros, comparten el mismo reto: colocar un producto que en un primer momento no es tangible al shopper, pero al final del día la clave está en la relación one to one y en el vínculo emocional que se establece con el consumidor final.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL