El punto de venta es fundamental para todas las marcas, puesto que este espacio es es el lugar donde el consumidor convergen con los productos, los conoce y decide si los adquiere o no, puesto que es conveniente recordar que más del 70 por ciento de las personas realizan su elección de compra en este sitio. Por este último motivo en particular es importante que las firmas redoble sus esfuerzos para captar la atención del shopper en estos espacios y para orientar la venta a su favor. Para lograrlo, las empresas se valen de distintas herramientas, como es el caso del material POP.

No obstante, al momento de realizar el material POP y al colocarlo en el punto de venta se cometen distintos errores, entre los que destaca, por ejemplo, que los elementos que se colocan no estén brandeados o si lo estén pero de manera inadecuada. Si un mueble no cuenta con la identidad gráfica de la firma que lo realizó, entonces simplemente será un mueble más, pero no ayuda como elemento para captar la atención del público y tampoco apoya a persuadir al shopper.

El siguiente punto resultará evidente pero no lo es. Que un material POP no esté hecho a la medida es otro de los errores que se pueden cometer (y evitar en su realización). Si el material no cuenta con las medidas apropiadas es posible que no pueda ser aprovechado en el lugar porque no quepa. Algo similar pasa si los espacios para los productos no son los adecuados, puesto que no servida ni como estante.

No revisar que esté material funcione correctamente es otro de los errores que se pueden comentar cuando se trabaja con estos materiales. Es primordial revisar y garantizar que su funcionalidad será la correcta en todo momento, para que su impacto sea positivo para la firma.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL