¿Cuáles son los errores más comunes al hacer una estrategia de sampling?

Te explicamos algunos de los errores más comunes que se hacen en una estrategia de sampling.

760

El marketing BTL cuenta con distintas estrategias que resultan bastante útiles y convenientes al momento presentarle al público un determinado producto. Una de ellas es el sampling. Esta técnica cuenta con muchos beneficios; por lo que es muy recomendable utilizarla cada que sea posible. Sin embargo, ¿cuáles son los principales errores que se comenten a trabajar con esta herramienta? Para contestar esta pregunta, necesitamos recurrir a su definición.

El sampling es estrategia mercadotécnica que consiste en ofrecerle a los clientes potenciales muestras o periodo de pruebas gratis del producto o servicios que tienen en venta, con la finalidad de acortar los tiempos de compra entre el primer contacto y el cierre de la venta, además de que también servirá para dar a conocer nuevos artículos, de acuerdo con sitios como IIEMD y Zorraquino. Este último sitio también especifica que esta herramienta permite monitorear los resultado para replantear la estrategia de ser necesario.

Teniendo en cuenta la definición que tenemos de esta herramienta podemos considerar que uno de los errores que se pueden cometer al realizar sampling es, especialmente, cuando se está lanzando un producto nuevo al mercado, que no haya una persona que esté presente para orientar al cliente una vez que toma la muestra. ¿Por qué es esto un error? Supongamos que alguien llega y prueba un trozo de jamón, pero si no hay quien le comente cuál es el precio o incluso que lo invite a probarlo, entonces esta técnica pierde su efectividad.

Otro de los grande errores que se cometen al hacer una estrategia de sampling es no probar el producto que se va a ofrecer antes de la campaña o que no esté en buen estado. Quizá resulte muy obvio, pero definitivamente no lo es. Es importante asegurarse de que esté en buenas condiciones ya que la calidad y características del sample es lo que queremos que el cliente detecte para que así, convencido de éstas, lo compre.

No llevar una medición de cuántas muestras se han dado ni un monitoreo sobre los resultados conseguidos por medio de la estrategia es otro de los errores que se cometen en esta acción. Además de que sin estos datos es imposible calcular el ROI y no se pueden tomar decisiones estratégicas inteligentes.

Finalmente, un error muy común al momento de hacer una estrategia de repartición de muestras es no capacitar correctamente a las personas que la realizarán, ya que pueden terminar proporcionando información errónea o falsa, lo cual deteriorará la imagen de la marca y que a la larga puede repercutir en el volumen de ventas. Cabe mencionar que de acuerdo al Departamento de Investigación de InformaBTL, uno de los mejores horarios para realizar este tipo de actividades de promotoría es en la mañana con un 63.8%.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL