Las marcas, hoy más que nunca confían en la efectividad de una estrategia BTL. Se trate de una activación, content marketing, evento o lo que la empresa necesite, no hay duda de que una campaña basada en Below The Line ofrece múltiples beneficios, tanto a la marca como a sus consumidores.

Datos revelados en el más reciente Estudio de Inversión en BTL, elaborado por nuestro departamento de investigación indican que durante 2016 el capital destinado a este industria fue de 48,467 millones de pesos, cifra que para el cierre de 2017 podría alcanzar los 54,220 millones de pesos. 

Según los resultados de dicho estudio, son tres las estrategias más solicitadas por marcas a agencias BTL en nuestro país, además de ser los tres servicios más ofertados por dichas agencias:

  1. Activaciones: 13.31 por ciento, con una inversión de 6,451 millones de pesos (mdp).
  2. Promociones: 12.25 por ciento, es decir, 5,938 mdp.
  3. Event marketing: 11.72 por ciento, lo que equivale a 5,678 mdp.

Cada una de estas estrategias, además de otro tipo de campañas que contemplan marketing digital, redes sociales, marketing directo, Punto de Venta y más, tienen objetivos específicos con los que las empresas pretenden ser las favoritas del target, ganar presencia, reunir más consumidores y convertirlos en clientes potenciales.

Recurrir a la industria BTL representa una gran oportunidad para las marcas que, desde hace años, son íconos y referentes dentro de la industria a la que pertenecen, y sobre todo en la mente de la sociedad.

Sin embargo, puede haber algunas marcas que, quizá por no haber llevado una buena ejecución o haber elegido la estrategia BTL incorrecta, piensan que no deben hacer campañas basadas en below the line.

¿Cuál es ese error que no debe cometerse ante una estrategia BTL ?

Más allá de una mala planeación o ejecución, algo que sin duda perjudica a la empresa, el peor error es concebir el BTL como un gasto innecesario, más que una inversión.

Y es que en pleno 2017, puede darse que algunas marcas piensen que requerir una estrategia below the line y acercarse a una agencia es innecesario porque no traerá resultados positivos ni redituables.

Al diseñar una estrategia BTL, la compañía solicitante recibe diversos beneficios, entre los que destacan 5:

  1. Crea nuevos canales de comunicación.
  2. Se da una mejor definición de segmentos de mercado.
  3. Hacen ver a la marca como innovadora y sorprenden al target.
  4. Genera y fortalece la fidelidad en el cliente.
  5. Crea una conexión emocional con el consumidor.

Ante este escenario, pensar que el BTL no contribuye de manera positiva a una marca, podría limitar su promoción, branding, confianza en el consumidor, presencia y valor agregado.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL