El coste de adquisición de cliente: un término clave en el e-commerce

Esta métrica nos ayuda a consideran que tan caro resulta invertir en un determinado medio para conseguir un cliente nuevo.

712

En el e-commerce hay una serie de indicadores que deben medirse para conocer la efectividad de las campañas. El ROI, el número de visitantes y de visitas o el tiempo de permanencia en un portal son algunos de los más importantes KPI, a los cuales tenemos que sumarle el Coste de Adquisición de Cliente (cuyo acrónimo, de acuerdo con sitios como 40 de fiebre o GROU, es CAC).

Pero, ¿Cómo podemos definir este término? El coste por adquisición de cliente puede comprenderse como el esfuerzo económico que que hace una empresa para hacer que un consumidor potencial adquiera un producto o se registre en una base de datos determinada, según explica 40 de Fiebre.

Cabe mencionar que esta métrica puede ser utilizada cuando se lanzan campañas de SEO, SEM, emailing, content o remarketing, incluso si se utilizan de manera simultánea, puesto que los resultados que consigamos nos ayudarán a determinar en qué estrategias podemos invertir más, ya que están teniendo una mayor efectividad, de acuerdo con lo que explica GROU.

También se puede conocer cuáles son los medios que están costando considerablemente más, para ajustar los costos de operación, de tal modo que se puedan conseguir más con menos.

¿Cómo se puede calcular el coste por adquisición del cliente? La expresión matemática es relativamente sencilla: el presupuesto de marketing asignado a un periodo determinado se tienen que dividir entre la cantidad conseguida de clientes nuevos en dicho periodo, de acuerdo con datos de 40 de Fiebre y de Juan Merodio.

Sin embargo, GROU establece una variante de esta fórmula, en la cual, a los costos de marketing (el presupuesto) se le suman las ventas mensuales. Al resultado de este operación se le divide entre la cantidad de clientes nuevos obtenidos en un mes. Sin embargo, parece ser mucho más frecuente la expresión definida en el párrafo anterior.

El costo de adquisición del cliente puede mejorarse cuando se trabaja para conseguir la satisfacción del cliente, para lo cual se puede establecer un CRM, entre otras cosas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL