Cuántas veces hemos escuchado la frase “el sexo vende”. Pudiera tratarse de un tabú. Sin embargo, a ciertas publicaciones o a marcas como a Vicky Form esto les ha funcionado bastante bien.

Hace algunos años la marca de lencería recurrió al doble sentido para enganchar con su target. De acuerdo con José Zaga, director general de Vicky Form, la idea de basar su estrategia de comunicación en el juego de palabras se dio porque la marca no contaba con suficiente presupuesto para desarrollar una campaña de otro tipo o incluso para pautar en medios ATL.

A sabiendas de lo difícil que implica posicionarse en el mercado, la marca optó por jugar un poco con la lengua y ocupar el dinero que tenía en una campaña más discursiva.

“Salir de la caja a través de la creación de nuevas soluciones, productos o ideas que puedan transformar el mercado”, dijo durante la celebración del séptimo Congreso Nacional de Mercadotecnia.

Aunque el vocero no presentó resultados concretos, aseguró que a raíz de iniciativas como esta, aunado con el resto de las campañas de la marca, Vicky Form está en el top of mind de las mujeres mexicanas hoy día.

Hay que decir que aunque esta campaña donde el doble sentido protagonizó la estrategia de comunicación de la marca es por demás pícara y ocurrente, también es muy controversial, ya que no todos los segmentos de público la pueden apreciar de la misma manera.

Tomando en cuenta el apego de ciertas campañas por los estereotipos occidentales, la campaña toca temas de género que bien pueden poner a la marca en una situación complicada.

Checa las imágenes a continuación:

lenceria

lenceria 1

lenceria 2

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL