Una de las principales preocupaciones que existen para organizaciones como la OMS es el número de muertes por cáncer ocasionado tras fumar. Sin embargo, para crear conciencia sobre este problema hoy los mensajes en las campañas sociales ya no deben quedar en un “no fumes, es dañino para la salud”.

A sabiendas de ello, la organización thetruth.com recurrió a otra propuesta más divertida y algo asquerosa.

De acuerdo con la organización sin fines de lucro, las marcas de cigarros en Estados Unidos presentan sus productos como algo bueno, elegante, digno de consumirse y que te otorga personalidad, pero ocultan datos que podrían reducir el consumo de tabaco.

Por ejemplo, el humo de cigarro contiene metano, igual que la popo de perro, y los cigarros tiene urea, sustancia presente en la orina de los gatos, pero obviamente las marcas jamás lo dicen.

Para comunicarlo, thetruth.com instaló un par de contenedores con dos peluches en la cima, uno de perro y otro de gato e invitaban a la gente a decidir cuál de las dos situaciones (urea en los cigarros o metano en el humo) era la peor. Si elegían al perro, un montón de excremento era vertido sobre el contenedor, pero si escogían gato, un chorro de orina caiga en el envase.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL