Los efectos derivados del calentamiento global son una prueba de que el deterioro del planeta y el uso indiscriminado de recursos naturales es una realidad, lo cual afecta directamente a los ecosistemas y seres vivos que los habitan, incluidos los humanos. Y a pesar de que gran parte de esta problemática es originada por los procesos de producción de cientos de empresas, en los cuales no se contemplan la economía circular como pilar, la alta demanda de bienes y servicios por parte de los consumidores también representa un factor determinante que agrava tal situación.

Pero adquirir cierto producto un mayor número de veces no es lo único que contribuye en el deterioro del medio ambiente, pues no tener un consumo responsable ni un buen manejo de los residuos generados también son situaciones que perjudican al planeta.

Datos publicados por Greenpeace México muestran que, anualmente, en el país se generan aproximadamente 103,000 toneladas de residuos sólidos. Del total de plástico utilizado, solo un 9 por ciento se recicla, y de los cerca de 3.2 millones de toneladas de vidrio que se desechan, únicamente el 13 por ciento es reciclado.

Te sugerimos: Economía Circular, más allá de solo recolectar y reciclar basura.

A pesar de que esta labor requiere de la participación de la iniciativa privada y gobierno, la sociedad también debe involucrarse y no solo fomentar y aplicar una cultura de reciclaje, sino también desarrollar el hábito de hacer compras responsables, inteligentes y sustentables.

De consumidores a compradores socialmente responsables  

Si bien la adquisición de bienes que hayan sido fabricados con energías renovables y materiales biodegradables, comenzó como una tendencia hace un par de años, hoy en día esto ya es un hábito y estilo de vida para cientos de personas que no solo exigen a las marcas productos de alta calidad, sino también que sean bienes o servicios creados a través de procesos sustentables. A este tipo de individuo se le conoce como consumidor verde, el cual se caracteriza por manifestar su preocupación por el deterioro del medio ambiente.

De acuerdo con estadísticas publicadas por el diario El Heraldo de México, en el país 87 por ciento de los mexicanos se siente preocupado por los efectos de los residuos plásticos.

Pero experimentar cierto desasosiego con relación al daño que registra el planeta no es lo único que distingue a un consumidor verde, pues emprender acciones en pro del medio ambiente, al momento de comprar, también es otro elemento que lo diferencia de otros consumidores. El Green Study de TNS Research International México reveló que casi 50 por ciento de los mexicanos prefiere adquirir productos que tengan empaques biodegradables y que para su manufactura se utilicen menos sustancia contaminantes.

Adicional a estas características, un consumidor verde también trata de comprar aquellos productos duraderos y que tengan más de una vida útil, a fin de disminuir la generación de residuos. De igual forma tienen buenas prácticas en cuanto a separación de basura y reciclaje, adquieren artículos que han sido fabricados con materiales reciclados, tienen un buen uso de los recursos naturales, fomentan el consumo de productos orgánicos que no requieran de procesos de manufactura altamente contaminantes y alientan a otras personas para que adopten estas acciones.

“Actualmente las personas ya no se conforman con solo productos de calidad ni precios bajos. Ahora, las exigencias expresadas hacia las marcas, además de enfocarse en experiencias, también están relacionadas con un buen manejo de los recursos, implementación de energías renovables en sus procesos de fabricación y con emprender campañas en donde se busque la participación activa del target, de tal forma que los beneficios derivados de esas acciones sean consecuencia de actividades conjuntas entre empresas y clientes”, afirmó Rosalia Rocha, directora general de Agencia Verde.

Puedes consultar: Eventos verdes, tendencia BTL en pro del medio ambiente.

Ante este escenario, las compañías deben estar no solo pendientes de estos hábitos de compra, sino también preparados y asesorados por profesionales para responder satisfactoriamente a nuevas necesidades que van más allá de solo bienes y servicios de calidad, algo que requiere del desarrollo de estrategias mediante las cuales se informe oportunamente a público meta sobre los cambios y acciones que tiene cierta marca a favor del medio ambiente y cómo impacta en su vida. Así mismo se deben ocupar de la renovación de su portafolio de productos e incluir la economía circular como pieza clave en la creación de mercancía, para que de esta manera se desprendan beneficios reales para el planeta, y el consumo inteligente y sostenible sea adoptado por más personas alrededor del mundo.

Para mayores informes, puedes contactar a Agencia Verde

Rosalia Rocha, Directora General

@agencia_verde

[email protected]

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL