Para los retailers la organización del punto de venta (PDV) es muy importante porque gracias a una colocación estratégica de los productos en el PDV se pueden obtener mejores resultados comerciales.

A propósito, los responsables de marketing en los retailers deben saber cuál es la mejor organización del punto de venta para obtener beneficios y estos se obtienen por medio de una adecuada implantación de productos. Básicamente, a través de una estrategia de implantación de productos se busca clasificar los artículos en base a marcas, proveedores, utilidad y familias.

Además, los retailers suelen realizar su implantación de productos en base a las siguientes normas:

  1. La colocación de las caras o facings frontales de los artículos tiene que ser exacta.
  2. Las alturas deben corresponderse, dejando aparte el apilamiento de algunos productos que evitan huecos en la estantería.
  3. La colocación ha de tener en cuenta la forma de los productos.
  4. Dejar uno o dos artículos menos, ya que de esta manera se puede introducir fácilmente la mano para tomar el producto.

Sin embargo, ¿qué errores suelen cometer los encargados de realizar una implantación de producto? A continuación los más comunes:

1. Escasez de productos

La falta de mercancías en las góndolas es uno de los principales errores, debido a una notable escasez de producto se puede perder la oportunidad de generar una compra impulsiva.

2. Mala presentación

Por otro lado, si hay rupturas en el anaquel, y además no se destacan familias y productos, difícilmente el cliente se detendrá para mirar, tocar y llevarse el producto.

3. Información insuficiente

Por último, sino se cuenta con información clara sobre el artículo como precio, tamaño, precio, talla, características técnicas o fecha de caducidad, la estrategia de implantación de producto no servirá de nada. Porque estas claves son como la espina dorsal o rentabilidad de la exhibición de productos.

Las estrategias Below The Line en el punto de venta son fundamentales para motivar y aumentar las ventas. A propósito, las marcas destinaron $5,470 millones de pesos a estrategias BTL en el punto de venta durante 2016.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL