Cada vez son más las marcas que apuestan por la generación de experiencias, las cuales se transformen en memorias asociadas a la firma en cuestión. En esta misma línea de pensamiento, y de acuerdo con el Departamento de Investigación de InformaBTL, tanto las activaciones como el event marketing son dos de las estrategias más solicitadas en la industria. No obstante, aunque tenga un buen engagement y un gran brand awareness, hacer un evento de marca no está exento de retos, los cuales hay que tener muy presentes para sabe sortearlos con total éxito.

Quizá el mayor reto que existe al haber un evento radica en la logística que necesita para llevarse a cabo en tiempo y forma. Tanto las actividades que se realizarán en él como los esfuerzos que todos los materiales que se necesitan para su adecuado desarrollo deben estar en tiempo y forma cuando se les requiera, con la finalidad de garantizar la satisfacción de los asistentes.

Un evento va mucho más que allá de solo realizar la actividad per se, sino que detrás de ella debe estar un concepto que la apuntale. Es decir, acción de este tipo debe estar sustentada y realizada con un objetivo y una temática en particular. Por ejemplo, si se va a realizar un congreso, es necesario fijar cuál será el tema principal, cuáles son los principales objetivos que se quiere lograr con dicho evento, etc.

La capacidad de convocatoria es uno de los retos más interesantes a los que se enfrentan las empresas que están por realizar un evento. Las compañías debe juntar la cantidad de personas necesarias para que haya un buen retorno de inversión y para que la actividad sea rentable. Para lograr esto, es necesario llevar a cabo un buen esfuerzo de difusión, en el cual se llegue al target a través de una amplia variedad de puntos de contacto.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL