Cualquiera que vea las estimaciones de ingresos de Avengers: Guerra del Infinito (Avengers: Infinity War, 2018), que se espera que superen los 200 MDD (de acuerdo con el Excélsior), habrá notado que Marvel Studios se ha convertido es una de las grandes empresas de cine, la cual también se ha posicionado como una de las favoritas en el mundo editorial, particularmente en el sector de los cómics, rivalizando tan sólo con DC Cómics. Sin embargo, esta compañía ha pasado por momentos complicados, en los cuales incluso ha estado al borde de la quiebra y que ha salido adelante gracias a estrategias de marketing BTL.

El origen de una leyenda: lanzamientos y rebranding

Aunque sus orígenes puedes rastrearse hasta 1939 con otros nombres como Atlas Comics y con el nacimientos de personajes como la Antorcha Humana, lo cierto es que sería hasta 1961 cuando esta empresa recibió la denominación con la que la conocemos actualmente.

Uno de los primeros momentos críticos por los que tuvo que pasar esta compañía fue la década de los 50, cuando se comenzaron a sentir fuertemente los efectos de la Segunda Guerra Mundial en la economía, punto que llevó casi a la quiebra a la empresa en 1957.

Fue entonces cuando para 1961 cuando Stan Lee y Jack Kirby propusieron y lanzaron un nuevo producto para para los lectores: la serie de cómics de los 4 Fantásticos, etapa que coincide con el rebranding de Atlas Comics en Marvel.

Este lanzamiento tuvo tanto éxito que le dio un impulso importante a la empresa. Los 60 fue el periodo en el cual también nació otro de los productos/personajes más importantes de la empresa: Spiderman.

Un segundo reto: la llegada a los retailers especializados

Si bien, Marvel había alcanzado una época de esplendor en la década de los 60, para los 70 nuevamente volvió a pasar por una periodo complicado. La empresa dedicó sus esfuerzos a vender publicaciones con otra línea editorial. Sin embargo, este periodo coincidió con la introducción de sus artículos en los retailers especializados.

Los lanzamientos nuevamente salvan a Marvel

Con la llegada de Jim Shooter como editor en jefe de Marvel hubo un nuevo potente impulso a la empresa por medio de lanzamiento de nuevos productos editoriales: el valor agregado que se añadió en los artículos es que se realizaron distintos crossovers entre los diversos personajes que tenían registrada la editorial, lo cual resultó considerablemente atractivo.

Marvel se enfrenta a una competencia feroz

Marvel fue vendida a distintas empresas hasta que fue adquirida por MacAndrews and Forbes, compañía que perteneció a Ronald Perelman. Tiempo después, algunos creativos de la organización, entre las que se encontraba Jim Shooter, se fueron y crearon sus propias editoriales. Ante una mayor y más feroz competencia, se planeo realizar una distribución masiva de cómics, labor que fue encargada a Heros Worlds Distributions, pero esta empresa no se dio abasto especialmente por problemas en la logística de la distribución que se le presentaron.

Anterior a esto, y como una estrategia para hacerle frente a sus crecientes problemas, Marvel se asoció con la línea de juguetes Toy Biz y la empresa de cartas coleccionables Bleer, por medio de lo cual, la editorial recurrió al licensing, pero sin mucho éxito.

El gran ascenso de Marvel

En 2001, y ya con Joe Quesada a la cabeza de Marvel, pasó de uno de sus puntos más críticos a importante repunte que vino después de que Disney adquiriera la empresa y lanzara las primeras películas basadas en sus personajes. Sus superhéroes e historias comenzaron a posicionarse, de tal modo que actualmente es considerada como la editorial de cómics más importantes en el mundo.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL