La Navidad es una época en la que la unión familiar prevalece, al igual que un mayor nivel de compras destinado a la celebración de esta importante fecha.

De acuerdo con nuestro Departamento de Investigación, la inversión promedio realizada por familias mexicanas en esta temporada es de 6,800 pesos, cifra que resulta similar a lo estimado por la firma Deloitte que es de un máximo de 6,363 pesos.

¿Qué tipo de compras rigen en Navidad?

Aun cuando sabemos que Navidad y Año Nuevo son fechas inamovibles, y que por tradición, son días de festejo y cenas especiales, existe un gran número de personas que suelen dejar al último momento compras que bien pudieron realizarse con antelación, y así evitar un gasto mayor durante esta temporada.

Aunque es sabido que entre más cerca se esté de la fecha, el precio de ciertos productos es mayor, sólo un 11 por ciento de las familias en México anticipa sus compras navideñas desde la segunda quincena de noviembre, según datos de Deloitte presentados en su estudio Compras Navidad 2017, mientras que un 20 por ciento lo hace en la segunda semana de diciembre.

Luego de ver estas cifras, se puede concluir que a pesar de que Navidad y Año Nuevo son fechas fijas, que representan festejo y gastos indispensables, en México y América Latina prevalecen las compras de último momento.

Si bien sólo un 7 por ciento de los consumidores suele hacer sus compras el mismo 24 de diciembre, un alto porcentaje las efectúa una semana antes, lo cual hace que el gasto incremente dada cercanía de la fecha, la demanda y precios elevados.

Sin embargo, también hay que considerar que la cena es lo uno de los gastos más importantes y necesarios, por lo que dejar compras de alimentos al final es algo inevitable para evitar su descomposición.

Entre los puntos en contra de hacer compras de último momento destacan los siguientes:

  • Precios más altos, lo que deriva en un gasto mayor.
  • Poca disponibilidad de productos, tanto en PDV como en comercio electrónico.
  • Elección de artículos al azar o sin que agraden tanto al shopper.
  • Evita hacer una comparación de precios, calidad y promociones entre marcas y retailers.
  • No se consulta redes sociales para leer opiniones sobre productos y marcas.