Esta terminando la carrera por la candidatura a la presidencia del país más poderoso del planeta como algunos mencionan y en el cual no hemos dejado de ver una competencia totalmente diferente a todas a las que habíamos vivido. Llena de ataques entre los candidatos y sobre todo llena de estrategias que buscan a toda costa el desprestigio de su oponente.

En algunas ocasiones hemos tratado temas de cómo prepararse para climas adversos y sobre todo en los negocios que es mucho más evidente. ¿Pero que pasa cuando sabes que el ambiente en el que estas tiene toda claridad de que no va a mejorar sino día a día va a empeorar?

Tal es el caso de dicha carrera política, en la cual ves a dos políticos siendo cada vez mas agresivos en cada momento.

Esto no es inherente del mundo de los negocios, sino todo lo contrario, es algo muy común y en especial cuando en un cuadro “Cliente vs Proveedor” en donde ambos tienen un punto a defender y buscar la solución a un problema.

Como el Sr. Trump en donde parece no escuchar a nadie, y mucho menos llevar una conversación o un debate, y donde solo su “razón” es la que predomina en todo momento.

Pero entonces, ¿Qué hacer cuando tratas con gente difícil?, aquí les dejo algunos tips que pueden llevar la vida mas relajada:

  1. No perder el objetivo primario en cada momento; no dejes que sus conversaciones te distraigan de tus pensamientos.
  2. ¿Conoces la audiencia, sus objetivos, estas preparado?, una persona “difícil” esta siempre buscando tus puntos débiles de manera inconsciente para fortalecer sus habilidades, por lo cual es tu obligación estar “al día” con toda la información necesaria para entablar una conversación.
  3. No perder la cordura sino respirar a cada momento; y sobre todo no darle suficiente tiempo para discutir.
  4. Preparar las posibles preguntas y ataques; este tipo de personas, aparentemente les gusta discutir y lograr hacerte perder tu equilibrio.
  5. Ser claro y conciso; utiliza los datos reales para debatir, en donde no pueda buscar alguna oportunidad para “tirar” tu argumento. NO PIERDAS TIEMPO, entre mas rápida la conversación, mejor.
  6. No entres en su juego; una discusión mal llevada puede llevarte a un lugar donde no quieras estar, y sobre todo en su territorio donde él manda.
  7. Lee entre líneas; este tipo de personas nunca dicen con claridad lo que necesitan, por lo cual es vital leerlos y buscar su verdadera necesidad para discutirla.
  8. Donde ataca más es donde esta su mayor debilidad; es decir, en muchas ocasiones el punto que más atacan es el mas vulnerable para ellos y buscan ser distractores del tema. No intentes razonar ni establecer conexión. Su reacción puede incomodarte mucho.
  9. No intentes razonar y mucho menos convencer; usa siempre argumentos claros y concisos en todo momento y evita las conversaciones personales.
  10. Un silencio y una sonrisa solida habla más que 30 minutos de discusión; esto es vital, no hay frase más cierta que “el que se enoja pierde”. Por lo cual al usar pausas en tu conversación te harán mas estable emocionalmente y pensar dos veces tu respuesta.

En estos debates presidenciales, el Sr Trump nos ha dejado ver que no es experto en muchos temas que debería conocer un dirigente de un país. Pero lo que si nos ha dejado claro es que es un excelente estratega para manejar el discurso a su favor, siendo agresivo, mal educado, intolerante y sobre todo altanero. Queriendo sacar de toda coherencia al oponente. Y que sin duda, gente con poca temple, seguro caería en su discusión y por ende en sus dominios.

De tal forma es la vida misma; siempre tenemos una persona cerca de nosotros muy parecida a la personalidad citada. De nosotros depende de cómo la manejemos y la llevemos a nuestro mundo. Un echo es que si dejas que el mentiroso crezca, seguro va a crecer!

De esta manera es como algunas personas construyen su imagen personal y en muchas ocasiones crecen exitosamente con esto.

Y tú, ¿cómo construyes tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL