En la actualidad, marcas y agencias voltean y dirigen cada vez más sus esfuerzos a canales y medios relativamente nuevos, como es el caso de los medios digitales, desde los blogs (que son de especial ayuda en las estrategias de content e inbound marketing) hasta las redes sociales. Sin embargo, existen algunas herramientas que tiene una mayor edad, pero cuya vigencia se mantiene hasta nuestros días. Ese es el caso del volanteo, el cual ha sido muy criticado por algunas personas, tanto por su eficacia como por el impacto medioambiental que genera. No obstante, ¿cómo se puede optimizar una campaña de este tipo? Revisemos la siguientes información.

Uno de los primeros aspectos que se puede mejorar en una estrategia de volanteo es comprender de manera cabal el concepto. Este tipo de herramientas no solo consiste en entregar folletos o flyers a cualquier persona que está en la calle, sino que es una estrategia destinada a hacerle llegar un mensaje a un público meta.

Una vez que se asimile más como una estrategia de marketing, la cual debe ir dirigida a un público meta, se comenzará a hacer la diferencia. Por ejemplo, no se seleccionará cualquier vía para entregar el material promocional, sino que se buscarán sitios en el flujo de personas que pertenecen a un target sea alto. Esto permitirá que la acción sea más focalizada.

Sin duda, hacer llegar el material promocional al público meta es fundamental, pero también es necesario centrarse en las personas que lo ofrecerán. Se tiene que hacer una selección minuciosa que permita encontrar a candidatos que estén comprometidos con la firma y que funjan al mismo tiempo como embajadores de marca.

Lo sustentable y lo socialmente responsable está ganando cada vez más las preferencias del público. Para que una campaña de volanteo sea mejor aceptada habrá que apelar a esto. De tal modo que los volantes que se entreguen no solo sean funcionales, sino que también estén hecho con materiales amigables al medio ambiente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL