Una marca existe en la mente del consumidor. A través de este elemento que distingue a un producto o servicio en el mercado se puede generar interacciones que concluyan en una mejor relación con el cliente y en ventas.

De acuerdo con TSL marketing, las grandes marcas producen tales beneficios debido a que generan una mayor lealtad con sus clientes, mejoran su imagen y adquieren un mayor posicionamiento en el mercado.

Es un hecho que el valor de una marca no debe subestimarse, ya que los consumidores son más propensos a comprar un producto debido a la experiencia que entrega una marca, ya sea a través de los elementos del empaque, sus estrategias de comunicación o BTL.

Sin embargo, para medir la eficacia de las estrategias de marketing implementadas es necesario hacer una medición del brand awareness (conciencia de marca), a través de este indicador los responsables de estrategia pueden conocer el impacto que generaron los mensajes o acciones implementadas durante el tiempo de campaña.

Según expertos, la medición de este indicador se puede realizar durante la implementación de una campaña o al finalizar. Lo importante es que se realice el análisis necesario para conocer el grado de reconocimiento de una marca.

A continuación, algunas claves para realizar esta evaluación:

Conciencia del producto

De acuerdo con SurveyMonkey, la conciencia de un producto indica si las personas han escuchado los mensajes de una marca. De modo que preguntar a los consumidores sobre los atributos de un producto permitirá entender su impacto en el público meta.

Reconocimiento de marca

Por otro lado, conocer el nivel de recordación que una estrategia de comunicación deja en el target concederá a los estrategas de marketing entender los insights que conectan con el consumidor.

Actitud de consumidor

Finalmente, otra clave para evaluar el brand awareness de una marca es la evaluación de la eficacia de las estrategias de marketing BTL. Por ejemplo, si una marca logró a través de una activación persuadir al público meta, y cambiar la actitud del consumidor hacia la compañía y sus productos puede asegurarse que la estrategia fue un éxito.

Es posible que este indicador sea uno de los más complicados en lograr debido a que existen muchos factores que impiden no realizar a un cambio de actitud rápidamente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL