No es un misterio lo complejo que se puede volver para un departamento de marketing, de innovación o un novato en los negocios crear valor que ayude o guste a millones de personas durante un largo periodo de tiempo.

Luego de la creación. La pregunta obligada es: ¿el mundo está preparado para esto? Parece una pregunta acertada. Pero, si se busca sustituir una solución con las mismas características, es un buen momento para dar un golpe al timón y dirigirse hacia el camino correcto.

Porque la única manera de ofrecer algo no reemplazable ni sustituible es generando un producto con valor agregado, es decir, una marca acompañada de una estrategia con la capacidad de sorprender a más de uno. Al final, un producto puede ser imitado, pero una marca jamás.

Para comprenderlo mejor Enriqueta Valle, gerente senior de la marca Chokis, en entrevista, nos contó el proceso que pasaron para crear un nuevo producto en la marca.

“A lo largo de los años Chokis ha estado innovando a través de su portafolio, entregando mayor indulgencia y consintiendo a nuestros consumidores. Justo lo que empezábamos a escuchar en nuestros consumidores es que Chokis es más que una galleta y empezamos a ser ese postre con el que se consienten.

Entonces, lo que buscamos es justamente sorprender a nuestros consumidores con una combinación única entre galleta y chocolate. Nos inspiramos en los postres preferidos de los mexicanos. También en combinaciones únicas entre galleta y chocolate, diferentes cubiertas, inclusiones. Es así como nace Chokis Dúo, Tortuga y Brownie”, explicó.

De acuerdo con un reporte de Kantar Worldpanel, 99.7 por ciento de las familias mexicanas compraron galletas para el consumo en casa en 2016. Además, es la séptima categoría con mayor número de compradores en el país, siendo las galletas dulces las más elegidas, ya que 8 de cada 10 galletas que se compran son dulces.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL