E-Kaia es un dispositivo portable de poco peso que aprovecha la fotosíntesis de las plantas, tomando la energía residual vegetal para convertirla en energía eléctrica. Energía limpia que se obtiene gracias a lo que nos da la tierra sin destruirla.

Sus diseñadoras son tres chilenas, Carolina Guerrero, Camila Rupcich y Evelyn Aravena, empezaron a trabajar en este proyecto por casualidad. La perdida de un trabajo por falta de carga en sus teléfonos y portátiles, les hizo trabajar en buscar una solución de carga alternativa.

Después de seis años de trabajo, pudieron llegar a un prototipo que ganó galardones como Jump UC y el Premio Nacional a la Innovación Avonni 2014.

Imagen8

E-Kaia no sólo resuelve el problema para aquellos que no tienen un enchufe a mano, también puede llegar a ser una gran solución para abastecimiento eléctrico para las áreas con acceso limitado a la electricidad.

El prototipo que les ha dado mejores resultados está basado en la “planta de la moneda”, ya que es resistente, necesita poco riego y además está a lo largo de todo Chile. También han probado higueras y tulipanes con resultados positivos.

Fotos: Redes Sociales

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL