¿Qué carajos es una Bitcoin?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
¿Es un fraude? ¿Conviene invertir en ellas? ¿Es un plan de los illuminatis para controlarnos? ¿De qué están hechas las salchichas para hot-dogs?

¿Es un fraude? ¿Conviene invertir en ellas? ¿Es un plan de los illuminatis para controlarnos? ¿De qué están hechas las salchichas para hot-dogs?

Esa y otras interrogantes mantienen despiertos por las noches a muchos que buscamos nuevas alternativas de inversión que sean seguras. Pero hasta ahora, por lo que he podido ver las Bitcoins han resultado ser una buena inversión y se han incrustado como una método de pago efectivo y seguro.

En México ya hay una comunidad grande de gente que invierte en Bitcoins, Litecoins y otras cripto-monedas. Y es tanto el interés que han despertado, que desde el año 2014 se ofrecen cursos semestrales sobre ellas en varias de las más importantes universidades de Estados Unidos como NYU, Stanford, Duke y Princeton.

Si al igual que yo, batallas un poco para entender las cuestiones técnicas que permiten que funcione de forma efectiva, empecemos por señalar que una Bitcoin es una “cripto-moneda”, la cual es una unidad de pago o intercambio similar a un dólar o euro.

Mientras monedas como el dólar o el euro son generadas desde bancos centrales ligados a gobiernos, y respaldadas por activos como el oro y la plata (lo cual al parecer es sólo una ilusión), las cripto-monedas son unidades digitales diseñadas con el propósito de intercambiar información digital a través de procesos basados en principios de criptografía.

Para decirlo de otra forma, una cripto-moneda no es otra cosa que una unidad de información electrónica que se codifica y adquiere un valor monetario, y que no está sujeta al control de bancos centrales como la Reserva Federal de los Estados Unidos o el Banco de México (lo cual es una ventaja para mucha gente que no cree en dichos organismos).

La primera de esta cripto-monedas fue la famosa “Bitcoin”, la cual fue creada en 2008 por un programador anónimo que utilizó el seudónimo de “Satoshi Nakamoto”.

La identidad de este programador es un misterio con el que nos podemos aventar un artículo completo. Supuestamente, en ese entonces Nakamoto tenía 37 años y vivía en Japón, pero esto nunca se pudo verificar y no se sabe si era uno o varios programadores trabajando en conjunto. Nakamoto nunca salió a la luz pública y en 2010 cedió el control del software, los protocolos y los dominios que utilizaba a varios miembros prominentes de la comunidad Bitcoin. Desde entonces no se sabe de él.

La intención de Nakamoto y aquellos que colaboraron en la creación de la Bitcoin, fue crear un medio de pago e intercambio para transacciones comerciales que se pudiera utilizar en las redes mundiales de información, eliminando por completo a los bancos que cobran altas comisiones. De alguna manera, la intención era restar poder al sistema bancario depositándolo en la misma gente.

Hoy en día, no es la única cripto-moneda en el mercado. Existen cientos de cripto-monedas similares, pero la Bitcoin sigue siendo la más grande. Actualmente, una Bitcoin se vende en $12,204.11 pesos mexicanos o US$667.61 Dólares.

Muchas personas temen si las Bitcoins son un fraude o un esquema piramidal. Hasta donde he podido investigar, no es el caso por varias razones aunque hay que mencionar que algunas cripto-monedas como la “Onecoin” si parecen serlo.

En muchas partes del mundo la Bitcoin ha sido adoptada como un medio de pago aceptable. Ya hay países en los que puedes comprar una cerveza o incluso pagar colegiaturas con Bitcoins.

Desde el punto de vista legal, no hay un impedimento para que una persona en México compre o venda Bitcoins; sin embargo, (i) hay ciertos controles regulatorios respecto a su uso; y (ii) las cripto-monedas no son reconocidas como monedas de curso legal, ya que no están respaldadas por ningún autoridad monetaria.

 

En un comunicado emitido el 10 de marzo de 2014, el Banco de México (Banxico), reiteró que no emite ni respalda las Bitcoins, por lo que si los usuarios tienen una pérdida por su uso, no habrá ningún recurso legal que se pueda utilizar para recuperarla. Asimismo, de acuerdo a dicho comunicado nadie en México está obligado a aceptar o pagar con Bitcoins (aunque lo puede hacer si así lo quiere).

Posteriormente, en septiembre del 2015 se publicó en el Diario Oficial de la Federación y en el Portal de Prevención de Lavado de Dinero de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público un “Aviso Importante” respecto a la utilización de activos virtuales en las operaciones establecidas en el Artículo 32 de la Ley Federal Para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

El objetivo de este aviso no era prohibir el uso de las cripto-monedas, sino reducir el riesgo de que sean utilizadas para operaciones de lavado de dinero y financiamiento a grupos terroristas. Las cripto-monedas fueron equiparadas al efectivo, el cual tampoco puede ser utilizado para pagos de altas sumas respecto a ciertos bienes, por el riesgo de que sean utilizadas para el lavado de dinero.

Joyerías, inmobiliarias, distribuidoras de autos, empresas de blindaje y traslado de valores, casas de arte y agentes aduanales, entre otras empresas, no pueden recibir las cripto-monedas, pero eso sólo cuando los pagos que reciban superen las sumas establecidas en dicha ley. Si son pagos por cantidades menores, al parecer no habrá ningún problema.

En cierta manera se puede decir que ese comunicado del SHCP convalidó el uso de las cripto-monedas, ya que en lugar de prohibirlas sólo implementó controles para su uso para evitar el lavado de dinero o el financiamiento de actividades ilícitas.

Sin embargo, si consideramos el comunicado emitido en marzo de 2014 por Banxico, es posible que un tribunal mexicano considere que las cripto-monedas son sólo una mercancía que puedes comprar o vender, pero no utilizar como herramienta de pago como moneda. En todo caso, su intercambio por otros bienes o servicios sería considerado como algo similar a un trueque. Habrá que ver.

Viendo hacia adelante, algunos consideran que las cripto-monedas son el futuro de la economía. Otros piensan que puede destruir las ya de por sí frágiles economías mundiales que tenemos.

En mi opinión personal, si la Bitcoin funciona adecuadamente y para lo que fue diseñada, puede transformar el mundo de una manera positiva y regresar a la gente un poco del control que ha perdido a manos de bancos que actúan de forma irracional y sin ver por el bien común.

Si tienes dudas, preguntas o sugerencias, me encantaría platicar contigo. Escríbeme a mi correo electrónico: [email protected], o encuéntrame en Twitter como: @DMALegal.

Recomendación del día

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.