Era media noche y me disponía a ver las interacciones en mi TL, luego de manejar las cuentas de varias empresas comienzas por volverte metódico y las redes dejan de sorprenderte tanto, sin embargo, lo que realmente provoca el asombro son acciones creativas.

Más artículos de Arturo González:
Fundación Cinépolis y el BTL que abre los ojos
La lista de propósitos del BTL

Antes de cerrar Twitter, encontré una frase muy buena, era una cita de un personaje histórico, después de su nombre decía: un día como hoy pero de tal año. La típica efeméride que escuché semana tras semana en los honores a la bandera, ahora estaba en Twitter y formaba parte del mensaje de campaña de una funeraria.

La funeraria J. García Lopéz me demostraba que aún en la dificultad de un mensaje doloroso, se puede construir un lenguaje diferenciador. Su campaña la han denominado “Un homenaje a la vida”. Al partir de forma inversa han dado en el clavo.

La empresa como se aprecia en el video institucional ha buscado diferenciarse por medio de atributos premium, es decir, se ha dedicado a ofrecer un servicio de calidad, extraordinaria atención, dando un tratamiento cuidadoso al tema y buscando maneras para diferenciarse.

En el rubro de la diferenciación, es posible ver el esfuerzo por ofrecer productos y servicios de vanguardia, en sus 8 capillas de velación ubicadas en el DF ofrecen además de los servicios que cualquier funeraria, cuentan con: cafetería con amplio menú, internet, vigilancia, circuito cerrado, sala de presa, cremación, formación en diamante del difunto, velación en casa.

Suelo comentar lo difícil de hacer marketing en algunas áreas, por ejemplo en el ámbito cultural, en el político y en los temas de la salud, en el caso de los decesos es importante realizar una excelente estrategia que cuente con una columna vertebral, la funeraria en cuestión ha realizado un trabajo que va de lo administrativo a lo arquitectónico, de una capacitación constante de atención al cliente a una campaña de marketing muy aplaudible.

Hace años encontraba en la red una campaña encabezada por un par de cubitos de azúcar, al pie decía: “te acompañamos en tu dolor”, estuve buscando por horas el diseño para anexarlo, parece ser que la web se tragó cualquier rastro, no recuerdo el nombre de la funeraria, ahí lo complicado, sin embargo, dejo a su imaginación la campaña.

Lo que me pareció brillante en el desempeño de J García López es que se aleja del cliché, “un homenaje a la vida” da preferencia a emociones positivas, aunque la campaña de la que no tengo pruebas es excelente, tiene a subjetivar lo más terrible en una muerte, recalcar el dolor.

El BTL y la muerte tienen similitudes, en ocasiones es un tema que pocos quieren abordar, con frecuencia da miedo, en ocasiones la muerte es el primer paso para que alguien nunca sea olvidado, el BTL es el parte aguas para que las marcas puedan entablar una relación más íntima con sus consumidores.

Algunos hacen BTL con su vida, con sus características, con su unicidad, por el amor y la amistad que les tenemos es digno hacer un homenaje a aquellos que se nos han adelantado. @FunerariasJGL
Cierro con una campaña alterna llamada “Lo que quiero hacer antes de morir”, espero sus comentarios.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL