Aviones grandes, como el A380, están ayudando a los aeropuertos más transitados del mundo, como los de Hong Kong y Heathrow, en Londres a incrementar sus ingresos, liberar las puertas de embarque, reducir las cuotas de aterrizaje para las compañías aéreas y disminuir los precios de los boletos para los pasajeros.

El A380 genera ganancias para los aeropuertos y realizó su primer vuelo a Hong Kong hace 10 años. Desde entonces, y gracias en parte al avión, Hong Kong es el aeropuerto internacional más grande de Asia actualmente con un tránsito de cerca de 70 millones de pasajeros al año. 50 aeropuertos alrededor del mundo operan con el A380 y, de aquí al verano, incluso más aeropuertos ofrecerán servicios relacionados con el A380.

Dos CEOs de los aeropuertos con más tráfico del mundo explican los beneficios de aviones grandes como el A380.

“Actualmente nuestras dos pistas de aterrizaje pueden abarcar 1,100 movimientos de aeronaves por día. Estamos llegando al límite de la capacidad de ese tamaño, así que estamos en el proceso de construir una nueva pista. Esta tercera no estará disponible hasta dentro de unos ocho años; mientras tanto estamos haciendo todo lo posible para alentar a las compañías aéreas al uso de aeronaves más grandes, esperando que nos traigan más pasajeros al aeropuerto”,señaló Fred Lam, CEO del Aeropuerto Internacional de Hong Kong.

Entre las principales fuentes de ingresos de un aeropuerto están sus establecimientos y restaurantes. Y por supuesto, más pasajeros se traducen en más negocios para éste. Un avión más grande será capaz de atraer más pasajeros y clientes a nuestro aeropuerto, que es una manera muy específica de ayudar en los ingresos del mismo.

“Heathrow es uno de los aeropuertos más grandes del mundo y también estamos a nuestra máxima capacidad. Y cuando se está al tope de la capacidad, se necesitan  aviones más grandes que operen en el aeropuerto para poder atender a más pasajeros, lo que el A380 hace. Es el avión más grande del mundo y nos ayuda a servir a más pasajeros en las rutas más transitadas de Heathrow; también libera puertas de embarque para la operación de nuevas rutas hacia América del Norte, América del Sur y Asia, que de otra manera no serían capaces de funcionar” declaró John Holland-Kaye, CEO del Aeropuerto Heathrow en Londres.

Durante los últimos 30 años el número de personas afectadas por el ruido de los aviones en Heathrow se ha reducido prácticamente a la mitad. Eso es gracias a nuevas tecnologías como la del A380 que ha ayudado a incrementar el número de pasajeros que lo transitan hasta aproximadamente 75 millones en el último año.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL