Entender el comportamiento actual del consumidor permite a los estrategas de marketing desarrollar campañas con la capacidad de influir en las decisiones de compra. Es un aspecto tan relevante en la comercialización de un producto que no se puede lograr solo con datos sobre una zona demográfica o generalizar las demandas de un cierto número de personas. 

Conocer al consumidor exige entender su entorno social y económico para detectar sus hábitos de compra, y de esta manera desarrollar un mix de marketing capaz de generar interés y acción de compra del target.

Por ejemplo, unp de los factores que definen al consumidor mexicano es el aumento de los compras en línea. En el último año, se ha registrado un crecimiento significativo en las compras través de este canal. De acuerdo con el Estudio sobre venta online México 2019 de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el comprador online está aumentando su frecuencia de compra, adoptando a su rutina la adquisición de productos y servicios por Internet. En 2018, se registró un crecimiento de 34 por ciento en las compras online mensuales, mientras que esta cifra alcanzó el 7 por ciento al año.

En paralelo, la penetración de los dispositivos móviles está definiendo el consumo de las nuevas generaciones. Hoy más que nunca estos medios son relevantes para la comunicación de las marcas, por lo cual la atención omnicanal es un aspecto más valioso en la vida del consumidor.

Por otro lado, México al contar con marco socioeconómico muy definido, las estrategias de marketing tienden a tener una clara diferenciación con la finalidad de conectar con esos targets, que actualmente no pueden acceder a Internet, la banca digital, redes sociales o un smartphone. El reto para los mercadólogos es atender las demandas actuales de su consumidor, con el propósito de generar valor a través del mix de marketing.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL