No creo ser el único que se ha dado cuenta de la cantidad de ataques de Samsung y LG a Apple durante los últimos 5 años, The Verge hizo una recopilación de los más memorables ataques, pero la cantidad no demuestra la realidad de la industria; Apple sigue siendo la Orbe que guarda la piedra infinita y como consumidores somos más Guardianes de la Galaxia que del galaxy s4.

Más columnas de Raúl Fautsch
Episodio VIII – El lado oscuro de las redes sociales

Por más que las demás marcas de móviles griten y pataleen, LG se compare en features con el iPhone, Samsung insulte a los compradores de iPhone y ahora los críticos quieran destruir el Apple Watch; el Brand Loyalty de Apple sigue siendo Xandar, el planeta que todos quieren destruir. Ese brand retention tiene a los compradores haciendo cola por sus productos y babeando por sus “wearables” una y otra vez. Si, otros tal vez tienen mejores features, mejor reconocimiento de voz como Cortana o pantallas más grandes, pero nadie como Apple, piensa en la persona detrás de la compra. Samsung suena como Peter Quill rogándole a la gente que le llamen Star-Lord, pero esto no va a suceder hasta que haya salvado al Galaxy S4 y lo haya metido en nuestros corazones. (Si no has visto la película, deja de leer ahora, corre a verla o a leer el comic, te esperamos, como Groot, echando raiz).

Apple, como Marvel, tienen la fórmula secreta, la piedra infinita, el poder de la galaxia. Saben cuáles son los pain points de su target y lo convierten en buyer persona. Sus análisis de mercado no son de demográficos, NSE o hábitos de consumo, se basan en resolver un problema; que el celular facilite la vida, que la cámara no se mueva, que dure y que sea un placer tocarlo y usarlo o entretener con historias fantásticas y bien ejecutadas. Como Samsung, podríamos centrarnos en que el Galaxy tiene mejor cámara, mejor reconocimiento de voz, mejor pantalla o que es más rápido, o que Spiderman es mejor personaje que Rocket Racoon, pero al final del día, con lo que nos quedamos son las historias que podemos contar con el producto, la emoción que nos provoca una buena historia o el problema implícito que solucionamos con un iPhone sin darnos cuenta. (Thought Experiment: Si tuvieras que regalar una tablet a tu abuelita, ¿cuál sería? ¿Una Galaxy Note, una Surface, o un iPad?)

Como el Apple Watch y Los Guardianes de la Galaxia, hay un “nuevo” buzzword que ronda por las entrañas del marketing digital, el Inbound Marketing. Algunos aseguran que es Content Marketing, que lo que se necesita es “una buena página y buena estrategia de redes sociales” pero en realidad es todo eso y mucho más. Es un término mercadológico relativamente nuevo (2007) pero muy mal interpretado. Sí, es content marketing y sí son estrategias digitales en social media, pero esto sólo es una turbina de la nave Milano. Realmente es una metodología basada en una filosofía, es un sistema holístico de marketing. Si ha pasado desapercibido es porque a muchos mercadólogos y estrategas digitales nos viene como anillo al dedo y la transición ha sido natural, sin etiquetas o adjetivos mientras que otros, siguen renuentes a que este realmente funciona.

American Express lo hace perfecto, P&G lo entiende y Taylor Guitars lo implementa como los grandes. Obviamente Marvel y Apple son, aunque no lo sepan, los reyes de dicha metodología.

Inbound Marketing al rescate de la Galaxia

Se basa en personas en vez de targets, utiliza todas la herramientas digitales para atraer, convertir y consentir a los clientes o compradores. Como Apple, se centra en solucionar problemas y pasa la venta – y los features – a segundo plano, se enfoca en convertir a la marca en un líder de opinión, en educador y en centro de información relevante. Utiliza todos los recursos a su disposición en un ecosistema digital – Landing Pages (Peter Quill – Star-Lord), Calls to Action (Gamora), Blog (Drax), Social Listening (Groot), Smart Content (Raccoon), Email Marketing (Milano) y Altos Contenidos (Orb – La piedra Infinita) – para llevar esa información y esas soluciones al consumidor en el momento adecuado, al lugar indicado e intentando hacer que la decisión de compra sea casi natural para el comprador. Cuida no ser interruptiva (también se le conoce como Marketing con Permiso – Seth Godin). La decisión de compra está hecha en un 57% antes de tener contacto alguno con un vendedor, Inbound Marketing intenta posicionar a las marcas en ese momento decisivo. Trata de convertir a las marcas y productos en la orbe de la piedra infinita, dándoles todo el poder del universo, trata de hacer de sus clientes o consumidores, los Guardianes de la Galaxia, trata de hacer marcas amadas y únicas – Lovermarks -.

“No hay cosa como yo, excepto yo” Rocket Raccoon.

Roll credits…

Continuará con un Cosmonauta Canino y un Pato Antropomórfico….

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL