De los deportistas mejor pagados por patrocinios que participan en los Juegos Olímpicos de Río 2016 se encuentra Michael Phelps, quien se estima ganó cerca de 10 millones de dólares por branding en 2015.

Este miércoles el atleta regresó a la alberca olímpica para continuar su búsqueda de medallas de oro, pero a diferencia de su primera aparición durante la justa deportiva veraniega salió con una pieza adicional en sus audífonos, una cinta con la bandera estadounidense en la parte superior de la diadema.

Durante su primera aparición en el segundo día de los Juegos Olímpicos de Río, Phelps llevaba unos audífonos Beats con adheribles de Estados Unidos a los lados, pero nada en la parte superior.

Si bien no es raro ver a los atletas con los logotipos cubiertos con cinta adhesiva en los eventos donde alguna marca no es un patrocinador oficial, aquí la mala calidad y el descuido hacían más notorio las ganas de censurarlo.

Este tipo de acciones se conoce como ambush marketing, que es una de las técnicas más comunes para promocionar a una marca en un evento o lugar, muchas veces de forma no autorizada.

ambush marketing Michael Phelps

Esta no es la primera vez que los golpes que ha causado cierta controversia con los atletas en los Juegos Olímpicos. En 2012, Beats dieron muchos atletas olímpicos de alto perfil de los auriculares libres antes de los Juegos Olímpicos de Londres.

Muchos atletas, incluyendo Phelps, se observaron usar los auriculares a pesar de los esfuerzos de la Comité olímpico Internacional (COI) para prevenir el ambush marketing.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL