Ante el enorme riesgo de contagio que implica asistir a un evento con muchas personas, los eventos han tenido que cambiar a una modalidad que permita mantener la sana distancia. La solución principal ha sido digital, pero también los autos, eventos al estilo de un autocinema.

Resulta obvio que en un autocinema las personas acuden a disfrutar una película pero no se bajan del auto para ello. Antes resultaba divertido, pero ante la pandemia esto se ha convertido en una necesidad para prevenir contagios.

El contacto directo no es una idea que en este momento acepten los consumidores, por lo que las soluciones han comenzado a surgir. Por ejemplo, al realizar conciertos con los asistentes en su coche y no salen de ahí.

El primer artista en participar en esta dinámica es el cantante Mads Langer, lo hizo en un foro construido específicamente para esto en las afueras de la ciudad; en seis días, el evento vendió 500 boletos.

Estas actividades resultan tan atractivas que, por ejemplo, una de las firmas que continúa operando ante la demanda del consumidor, es Autocinema Coyote, que vende entretenimiento y lo hace en vivo, gracias a la facilidad que los consumidores tienen de llevar su auto, por medio de medidas específicas publicadas en sus redes sociales.

Ante tal demanda, la compañía hotelera Mundo Imperial inaugurará en 40 días el autocinema más grande de México, en Acapulco, Guerrero. Con una capacidad de hasta 300 autos en una pantalla de 24 por 12 metros cuadrados, nace un concepto como negocio ante la crisis sanitaria.

Esta nueva apertura de un negocio distinto podría ayudar a las compañías como esta, afectadas en gran medida por la crisis sanitaria. Cifras de la Concanaco Servytur estiman que el sector comercio, servicios y turismo en México arrastra pérdidas por 449 mil 236 millones de pesos por la suspensión de labores ante la pandemia del COVID-19 hasta abril.

La compañía planea la reapertura de sus inmuebles el próximo 1 de julio con la reactivación del Hotel Princess, mientras que el Pierre Marqués abrirá el 7 de julio y Palacio Mundo Imperial el 8 del mismo mes, con niveles de ocupación relativamente bajos en un principio. Con 30 por ciento de inventario en cada propiedad y de 40 a 45 por ciento de ocupación.

Te recomendamos: 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL